La bohemia posmoderna y la filantropía esquizo

Conclusión del fin de semana en el silencioso e impoluto estudio de una de mis propiedades fuera de Barcelona:

Tumbado en el sofá mirando las luces psicodélicas proyectadas en el techo y con un canuto de marihuana incandescente en la mano, le comento a Toir:

-Hay mucha gente en el mundo que necista ayuda, ¿no crees? Gente sola, con pocas aspiraciones, aficionada al macramé de última generación, al manga, o que viven tragando programas como "yo era virgen hasta que me contrató una agencia de publicidad".
- Sí, amigo-el tono mesiánico de Toir me ilumina una vez más-la perdición de nuestros coetáneos es abrumadora, deberíamos tratar de ayudar a esta gente desquiciada de alguna manera. Es triste que tengan que recurrir a la autoayuda convencional, como el Feng Shui occidentalizado o el cilantro para evitar gases o el cojín con jalea real para dormir mejor o el montañismo con Kit-Kat para recuperar el contacto con la naturaleza.
- En efecto, querido Toir, pero nosotros también estamos bastante desquiciados. Cirrósis dentro de 5 años y alzheimer a los 40. Pero estoy de acuerdo, nuestras experiencias con la frustración son en cierto modo extremas, hecho que nos otorga cierta autoridad para exponer nuestro camino.
- En realidad, me da absolutamente igual que no tengamos nada decente que decir, la producción artística no tiene demasiado sentido en sí misma-Toir me ilumina por segunda vez, o quizá sea la cuarta calada de porro seguida-.

Leemos en voz alta y acompañados por Crystal Castles algunos versos de Houellebecq, recopilados en Supervivencia bajo Copyleft. Tras otro silencio en nuestra parla, sacamos una libreta para apuntar algunas ideas y estructurar el eje de nuestro trabajo del fin de semana:

La verdadera autoayuda es aquella que...(secreto profesional).

Ejemplos: Feng Shui Anal, Vodka Zen, Altruismo Katana, Equlibrio psicópata interior.

Llegan dos mujeres de pago, rubias de pote, minifalda y botas negras con tacón de 15cm. Hemos pedido en el menú on-line "classic bitch a domicilio", queremos un momento retro.

Toir me aclara que a través de su experiencia como escritor y poeta ha alcanzado el estadio en el que sólo escribe lo imprescindible y elimina lo demás. Ciertamente, las zorras no aportan nada al relato en cuanto a contenido, así que no debería mencionarlo. Pero me apetece, ergo, lo explico.

Como cualquier hombre con pretensiones de felicidad, solo queremos eyacular. Así que mientras seguimos fumando THC les pedimos que hagan un show lésbico. Gozamos especialmente viendo sus tetas botar y escuchando sus gemiditos forzados (en busca de una propina por nuestra parte). Eyaculamos por turnos en sus bocas hasta 4 veces cada uno.

Esto es saberse ayudar. El Yoga tántrico o la riqueza interior a base de vegetales de cultivo orgánico son una tapadera para los que follan sólo con una mujer al mes y van a cursos de samba para luego agregar al Facebook a las cuarentonas que conocen en un grupo llamado "A mi también me gusta Carlinhos Brown".

El proyecto "ayuda a tu prójimo autodestruyéndote/le" se va conformando a las 10 de la mañana, después de haber despachado a las prostitutas retro y con la ayuda de la cocaína. Llevamos unas 35 horas sin dormir. Esto es saberse ayudar. Posiblemente alguna editorial tipo "la mente flor" va a publicar nuestro trabajo científico, del que no puedo adelantar más detalles (tampoco hay mucho más que contar, el libro lo acabará un becario que insiste en que le acepte como aprendiz).

El CD de Crystal Castles da la vuelta por enésima vez. Soy un tipo que necesita cambiar todo cada 10 minutos (de iPhone, de chica, de graduación alcohólica, coche, GPS, nombre, ideales políticos, casa, trabajo) así que cambio de música y paso a Cut Copy. No es cierto, pasamos a Madga( M-nus/CAN).

No nos queda mucho por hacer, salvo dar un paseo por la montaña. Saco mi bastón dorado importado de Etiopía y partimos en busca de la conexión con la naturaleza. El objetivo es quemar un árbol y hacer un ritual ancestral alrededor, gritando y bailando para regresar a nuestros cimientos evolutivos.

Quedamos saciados de nuestro regreso a los orígenes y damos media vuelta para ir a casa y darnos un baño en la piscina climatizada. A veces es aburrido ir tan pasado de todo. Bueno, en realidad no, no lo es.
Tenemos el proyecto-libro entre manos y añadimos el Gangbang Ying-Yang, el Reiki Gore y perfeccionamos las disciplinas antes mencionadas. Mi aprendiz no tardará en completar el proyecto, que luego firmaremos Toir y yo. El fin de semana ha merecido la pena; hemos reducido nuestra esperanza de vida algunos meses más y eyaculado en bocas sumisas. Un fin de semana memorable, no hay duda. Quizá hemos leído poco, pero la música ha compensado este vacío y, por supuesto, la literatura enfocada a la filantropía que nos reportará numerosos ingresos de depresivos crónicos y románticos posmodernos al borde de la esquizofrenia.
En el mundo que se avecina, el dinero que podamos acumular tiene una única finalidad, refugiarse detrás de una seguridad privada paramilitar y leer a Chinaski, Miller, Patrick Bateman, Neal Kassady, Houellecq y vuestros blogs. Sí, la mezcla de ficción y realidad es un buen chute de supervivencia. Esto es saberse ayudar.

Magister dixit

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust