El día tiene 26 horas y Vanity un brazo metálico

lips.jpg
-Jodido doctor, me duele el brazo izquierdo, la postura brama en el 69 indio low tech me jodió la muñeca. Cure mi brazo. YA.
-Señor Vanity, estamos haciendo lo que podemos, desde que hizo la donación a nuestra fundación es usted miembro de honor y tiene prioridad en todos nuestros tratamientos.
-Me dan igual estas chorradas, forman parte de mis actos filantrópicos causados por el buenrollismo del LSD. Lo olvidaba -me reclino en la camilla y enciendo un cigarro liado por el niño brasileño que me lía los cigarros- quiero una enfermera con labios operados, succión felativa, lo llamo yo.
- Señor Vanity, ahora mismo me ocupo de ello, hemos traído de Palm Beach una experta en sexo oral.
-Se dice mamadas, doctor, mamadas.
-Bueno, ¿le curo el brazo?
-En realidad me la suda, mi trascendencia existencial es tal que con o sin brazo seguiré siendo el l
íder de la secta Nuevo Renacer de Bukowskilandia. Si le hago cuatro céntimos de Yen, es una secta muy cuerda y sana que aboga por crear una ciudad de alcohólicos y escritores y zorras epilépticas que follen las 26 horas del día. No me mire con esa cara doctor, el dia tiene 26 horas, junto a Billy Gathes fabricamos una máquina que a base de temblores secundarios en países pobres como Haití ha logrado desviar el eje terrestre de tal forma que hemos ganado dos horas de vida diarias. Es para escribir más y aprovechar mis pajas tántricas.
-Usted me fascina-dice el doctor con los ojos brillantes-.
-Gracias, usted es lamentable.
-Sé que le gustan las prótesis como a Terminator, ¿Le gustaría tener un brazo metálico durante algún tiempo?

-Suena de lo más interesante, doctor. ¿Qué tal si introduce en mi brazo una placa para hacer rayas en el cúbito y el radio y un vibrador en 4 dedos y una arma blanca en el pulgar y un abrecartas en la muñeca?
-No veo problema, señor Vanity.
-Retiro mis blasfemias, es usted un genio.
El doctor se sonroja.

-Su enfermera de Palm Beach acaba de llegar, especial para mamadas- dice guiñándome un ojo satisfecho por haber adoptado mi ilustre vocabulario.

La chica de Palm Beach entra en la habitación gateando y haciendo rugidos guturales y contoneando su prieto culo. Miau, dice, hola zorra, respondo.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust