Intsrucciones para destrozar el espíritu navideño

tree-christmas.jpg

Es hora de hacer un servicio a la humanidad. Llevo dos años maltratando, abusando, insultando a este pobre mundo ya de por sí en los albores del fin de los finales. El ejercicio que me propongo es hacer un gran favor a la mayoría de la sociedad. Explicar cómo destrozar la navidad de una vez por todas. (Idea inspirada por un lector, gracias).

Evitaré de entrada el discurso clásico de "la navidad es una mierda, todos somos unos hipócritas porque compramos y nos deseamos lo mejor cuando en realidad mentimos y compramos lotería como posesos y bla bla bla". No soporto los coñazos previsibles y, ya de paso, detesto los blogs autorreferenciales de chicos con granos, centrados en vidas planas como los pechos de las gimnastas rítmicas.

Destrozo 1: Asesinar a Papá Noël

Acude a tu centro comercial más cercano. Sigue a los niños que llevan cartas en la mano y mochillas de Hello Kitty y vomitan delante de los escaparates de las tiendas de juguetes. Perseguir a los niños hasta que lleguen a la Meca, es decir, al pobre Papá Noël cien eurista que aguanta el coñazo de los chavales que piden cosas como "quiero follarme a Hannah Montana" o "eres un viejo verde, me he sentado encima tuyo y me estás tocando el culo". Una vez localizada la víctima, pasemos al proceso de asesinato:

Utensilios:

batería de coche, gasolina, bate de béisbol, encendedor.

Truco: vestirse con ropa militar, gorro incluido. Destrozar, a modo de entrenamiento, alguna macro tienda de comestibles. Ponerse en la cola para entregar la carta.

Impacto: aturdir a Papá Noël con un buen golpe de Home Round y, una vez las manchas de sangre se confundan con el pestilente traje rojo, rociarlo de gasolina y darle al Zippo. Para asegurar su muerte instantánea, lanzar la batería en su vientre. Alejarse antes de que lleguen los otros cien euristas, los de seguridad.

Destrozo 2: Quemar boletos de lotería:

Utensilios: el mismo zippo, una bola de cristal, una mesa y varios anillos del chino.

Truco: la idea es hacerse pasar por vidente y que la gente os entregue su número para obtener la previsión favorable en el sorteo.

Quema de boletos: ningún número de los que nos ofrezcan para bendecir será el ganador. Por lo tanto, hay que quemarlo para evitar tener la falsa esperanza. Ir quemando boletos. Si algún cliente se enfada, recuperar bate de béisbol de detrozo 1.

Destrozo 3: quemar el alumbrado callejero con luces de navidad.

Utensilios: piedras, cócteles molotov, sierra mecánica.

Consejo: afinar la puntería; se recomienda salir al balcón de casa y apuntar a los autobuses, concretamente, cristales traseros. Una vez mejorada la puntería, bajar al centro de la ciudad. Petar algunas bombillas para comprobar si es suficiente para desconectar el conjunto de esa farola.
Truco: para asegurar el éxito, apuntar con cócteles molotov. Objetivo real: quemar los edificios circundantes, en especial tiendas de ropa barata.
Apunte final: Cortar los árboles gigantes y romper la estrella; con la sierra mecánica, hay que talar todos los árboles posibles. Se premia aplastar a algún transeúnte. Para relajarse de la exigente actividad, es propicio fumar crack mezclado con el plástico de las bolas de navidad y algunas hojas del abeto-
Destrozo 4: dejar a los niños sin juguetes.

Utensilios: martillo, maza, llave inglesa.

Justificación ética: los niños tienen demasiadas chorradas y cacharros que usan dos días y que luego quedan olvidados. Para evitar que reproduzcan el esquema consumista de sus padres, hay que dejarles sin muñecos para que aprendan a gozar de cosas menos materialistas, como la nieve y el sexo entre semejantes.

Proceso: juntar una pandilla de 50 amigos vía Facebook con las herramientas necesarias e ir entrando casa por casa a reventar los juguetes.
Truco: Se recomienda desmontarlos y guardarlos de nuevo en las cajas, para que la decepción sea mayor.

Hechos estos cuatro destrozos navideños, podemos sentirnos satisfechos y gozar del bienestar interior que produce haber cambiado el mundo.

Feliz Navidad destrozada,

Vanity D.
Diciembre 2009

Fuente imagen: www.pepegrillo.com

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust