Intentando actualizar

Me acabo de levantar y son las 16h. Mi amigo Martins todavía duerme con su novia Amy. Felt ha salido a tomar un café por la zona. Me planto delante del ordenador Toshiba de Martins. Pongo música. Moby. Intento recapitular en mi mente lo que ha sido de mi vida desde que salí el viernes de BCN. Procuraré resumirlo y ahondar en aquellos detalles que caracterizan my bizarro estilo de vida. El viernes fui con Felt en moto a una población cercana a BCN a la playa. El cielo imponía sus nubes, dejando el viento de lado. Nos bañamos e hice una siesta de 2h en la playa. A ratos leía Todo está iluminado. Felt empezó Lunar Park. Le escuchaba reirse solo mientras yacía derrotado en mi toalla. Compré más tabaco American Spirit y me dijeron que había bajado de precio a 2.90€ (¿crisis?). Nos hicimos con un vodka que producido en Tarragona que nos costó 6·14€. Una futura puñalada en el hígado.

De nuevo en casa, preparamos las maletas. Libros, Macbook, pasta, tabaco, alcohol, música, ropa, etc.

Quedamos con Spence delante de mi casa y salimos los dos coches hacia Spence Palace, al Norte de Catalonia. Spence vino con su tío. Un tipo de unos 50 años, soltero y demente, que también tenía posesiones en esa casa y le haciamos el favor de llevarle. Llegamos, comimos pasta francesa de Felt y el tío de Spence leyó fragmentos de Vanidad Contemporánea y le gustó. Me dijo que en algunos relatos "Flurp flurp", se sentía vagamente identificado aunque reconoció "lo de las chanclas es demasiado".

Nos vamos de fiesta. Soplo en mi alcoholímetro y marco 0.54. Por suerte conduce Spence. Llegamos a un club llamado PASARELA, situado en la misma playa de Empuria Brava. Pagamos los 15€ y recorremos las dos salas para ver el ambiente. Hay poca gente, demasiado poca. Algún grupo de chicas acosadas por decenas de deprabados (son deprabados porque no somos nosotros). Fumamos algunos cigarros.

Contemplo a lo lejos una mujer rubia, con rasgos marcados, una camiseta holgada de una tela fina, parecida a la seda, unos pantalones muy apretados negros y cortos y unos tacones sofisticados (posiblemente necesitas clases para aprender a llevarlos). Me acerco para tantear la situación. Es evidentemente mayor que yo. Bastante más. Calculo que anda sobre los 30. Bebe su copa y me mira juguetonamente. Baila bastante bien y contemplo su cuerpo perfectamente proporcionado y su figura esvelta no dañada por la edad. Me aseguro de que me está mirando. Es verdad. Me acerco a ella paso a paso atento a su reacción. Me sonríe. En menos de un minuto estamos bailando juntos. Todo se ralentiza. Puedo observar su cuerpo contoneándose y arrimándose al mío. Apenas hemos hablado. Nos presentamos con dos besos. Al darle el segundo en la mejilla parece enojada con lo que nos damos un pico. Ella osberva con desagrado que fumo con lo que le digo que voy a por una copa y ya estará. Cuando regreso me está esperando. Sonríe. Posee mucha más energía que la media. Es guapa, éstá buena. Me pregunta la edad y le digo que 23. Se ríe sonoramente y me dice que es un poco mayor que yo. Me da igual. Me interesan otros parámetros en ese momento. La edad no es un handicap. Parece estar de acuerdo. Nos besamos, succiona mis labios con una técnica y presición que me provocan escalofríos. Me encanta. Me rindo a sus juegos y a su lengua y a sus caricias. Miro de reojo a Spence y Felt y están los dos quietos, con los ojos como naranjas. Flipando.

Si ahora os dijera que sencillamente nos estuvimos liando y luego fuimos a casa de Spence y me la tiré, os parecería un relato cualquiera y pensaríaias que Vanity es aburrido. Así que voy a explicar lo que ocurrió de verdad para no decepcionaros.

-Mi madré está por aquí.

- vaya, ¿en serio?. Pienso que lo dice para provocarme y decirme que es mi madre quién está, ya que tiene bastantes más años que yo. Seguimos besándonos y al cabo de un rato nos interrumpe una vieja de unos 60 años baijta y rechoncha con cara de mala leche. Lleva unas gafas de pasta de color oscuro. Nos corta el rollo y se lleva a la chica/mujer. Me quedo solo en el medio de la discoteca y escruto a mi alrededor. Me cruzo con varias caras con expresiones serias, que no pueden ocultar su estupefacción. Voy bastante borracho así que cierro los ojos y sigo bailando y me olvido del peculiar suceso. Al rato, unos brazos finos me agarran por detrás un una lengua recorre mi cuello. Es ella de nuevo, ha reaparecido. Me coge de la mano. Vamos fuera. Veo a su madre sentada en una silla.

-Hola señora, ¿el importuna que esté con su hija?

- Bah.

Valoro la onomatopeya como un "no existes para mi, degenerado.". Vía libre.

No he mencionado que entre una sala y la otra una espléndida piscina ocupa la mitad de la terraza. Desierta, sin nadie que quiera hundir su borrachera en su agua azul y limpia.

- ¡Vamos a bañarnos!- Es la mujer y habla en serio.

Le doy mi cartera y mi móvil a Spence, no vaya a ser que la madre sea una gitana que me robe todas mis posesiones. Me quito los Levi's y la camiseta Top Shop y me quedo con unos Calvin Klein. Ella se lanza vestida. La cosa va en serio. Me tiro detrás de ella.

Tiene 39 años. me estoy bañanado con ella en una piscina sin nadie. Se abalanza sobre mis brazos mientras su madre mira. También está su hermana con el novio. Se tira el cabello hacia atrás y aprecio sus ojos claros, verdes o azules. Me sonrie, me besa, acaricio su cuerpo y pongo mis manos en su culo y ella pasa sus piernas por detrás de mi y me agarra. La levanto y sus tetas me quedan en la cara. Hay gente que saca fotos. Los seguratas tienen ganas de masturbarse con lo que ven. Nadamos y nos tiramos agua. ¿Felicidad?. Quién sabe. La situación ha superado cualquier ápice de verosimilitud. Su madre se cabrea, quiere irse. Ella se quiere quedar conmigo. le propongo que venga con nosotros. Me dice que su madre no la deja. Voy a hablar con su madre.

-Señora, le prometo que mañana su hija está a las 12 en su casa.

- ¿Y quién cuidará de su hijo?. Mierda esto no estaba previsto.

Me lanzo de nuevo a la piscina. Me ha dicho que tu hijo está en casa. Sí. Vaya, ¿y con quién está?

Con mi marido. Ajá. Bien. Emm, ok.

Finalmente salimos de la piscina y nos besamos de nuevo, está muy buena. MQMF. Se va y acuden a mi dando palmas y gritando Spence y Felt. Sigo en una nube y me pregunto que sentido tiene lo que acaba de ocurrir. Aún no sé que sentido tiene la vida con lo que poco me importa saber qué sentido tiene lo que acaba de ocurrir.

Me seco y me pongo la ropa y me siento algo así como un tipo al que todo el mundo conoce (Me miran, susurran a mi alrededor) y que él no conoce a nadie.

Regresamos a casa. Dormimos. Antes de dormir Spence y yo decidimos dar una tourné por la zona puteril. En las carreteras buscamos una señora que nos ofrezca sus servicios por un módico precio. Terminamos en Girona tomando un café a las 7 de la mañana mirando los anuncios clasificasdos de un diario local. Estamos a punto de desisitir y en ése momento hablamos con una casa que nos dice que es negociable. Llegamos sin saber como y estamos a punto de dejarnos 100€ con nuna mulata de la ostia. Al final nos da un golpe de austeridad y decidimos regresar Dormimos Me levanto y Felt y yo salimos hacia tierras de Lérida. Nos instalamos y mi abuela nos prepara cosas y comemos como cerdos. Mi nueva habitación con baño de unos 35m2 cada día queda mejor. Colocaré estanterías gigantes llenas de libros, un sofá chaise longue y varias cosas que valgan dinero para realizar "la buhardilla del intelectual".

Vamos a comer, seguiré en otro momento.

V.D

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust