Imagen y texto

En internet pueden surgir iniciativas de toda índole. Propuestas para tríos, borracheras, etc. Hay algunas que requieren una mención especial. Gat Cabut

ha elaborado un montaje formidable inspirándose en mi relato. La foto ha quedado algo pequeña, pero aun así se puede apreciar su creatividad. El texto en el que basó su trabajo es el que sigue. ¡Gracias Gat Cabut!
"Muchas veces me siento solo. Terriblemente solo. Desamparado. No quiero decir frágil, más bien apartado. Antes podría haber dicho vulnerable. Ahora es más bien cansancio. No por ello me preocupo. Lo tengo asumido, aceptado. Es algo con lo que toca convivir. No quiero ocultarlo, ni llamar a gente que he buscado desesperadamente en la agenda del móvil para estar ocupado durante un rato. Me atrevería a decir que casi gozo cuando caigo en este estado. Leo, fumo y tomo café. Y pienso y me río de mi mismo. Dedico mi tiempo a escribir sobre lo que me pasa por la cabeza, sobre aquello que me gustaría vivir y no vivo, o aquello que me gustaría hacer y no hago.
Al final, como en todo, te acostumbras. Díria que te resignas, pero no es así. Hay veces que la soledad empaña tu estado de ánimo, y caes en un agujero melancólico, nauseabundo. Nadie comparte tu momento, nadie puede sacarte de ahí. Puede que Murakami o Palahniuk o quién sabe, algún libro de algún autor desconocido que compraste en alguna de las librerías que frecuentas varias veces a la semana. Puede que esta soledad moldee tu carácter. Sabes que poca gente se da cuenta de ello; se fijan en otras cosas. En lo que les cuentas, en lo que les explicas. No tienes ningún interés en decirles lo jodidamente solo que estás. Ellos tampoco quieren escucharlo. Es posible que les afectara y que terminaran como tú. O más jodidos si cabe. Te inventas relatos que pasan en Bangkok o en el bar de la esquina de tu casa. En cuanto te pones a escribir tu mente se divide en centenares de partes y cada una de ellas te cuenta una cosa diferente, todas quieren opinar y ganar la batalla y que escribas un relato o un poema capaz de llenar ese vacío y la jodida soledad. Y puede que te conviertas en un asesino en serie, en un borracho o en un pijo engreído y prepotente. A veces parece que consigues llenarlo, cubrirlo y sientes por momentos la satisfacción de que quién consigue hacer algo. Por mucho que alcances esa sensación, pronto vuelves a estar igual.
Y por eso, vuelves a escribir."
http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust