Husmeando en el Raval barcelonés. #hiptheraval

Foto-15-07-11-21-40-49.jpeg

También llamado barrio chino, aunque ahora abundan los pakis y las putillas del Este. También algunas viejas glorias de la prostitución nacional. Pechos caídos, teñidos de pelo anacrónicos, sujetadores deshilachados. Y, en medio de todo esto, bares putrefactos y fruterías sin plátanos de Canarias.
Pero hay otro Raval, el hipster, cuyo epicentro es la plaza del MACBA. Lo cierto es que es bastante desolador. Skaters sin camiseta, normalmente guiris o subproductos locales, que están a todas horas dando por el culo y haciendo piruetas que no pasarán a la historia. Bares caros de propietario de dudosa credibilidad, con velas, copas de vino grandes y pintados de colores oscuros para disimular las manchas de humedad. Algunas tiendas de ropa de segunda mano, a precio de primera mano. Chicas con Ray-Ban Wayfarer inmaculadas y escotes generosos pasean sus Levi's shorts con alegría y soberbia, sin caer en la cuenta que, unos años después, ya no podrán llevar esos shorts y habrán regresado las Ray-Ban de aviador. Hay que vivir el momento. El problema es que su momento queda enmarañado en un cuerpo escultural -que amenaza con estrías inminentes- y cuatro lecturas veraniegas, de entre ellas Haruki Murkami -queda todo dicho-. Posiblemente recuerden sus años de juventud basados en los polvos sucios y aquella especie de bohemios existencialmente perdidos y prematuramente engreídos que les comían el coño ocultando un cierto asco por el sabor agrio producido por una abundante cantidad de líquido lubricante caducado. Y la chica, que ya se ha cansado de contar a sus amigas cuarentonas los grandes hitos del pasado, rememora sin querer una constante de sus relaciones esporádicas con los bohemios casposos profesionales en ocultar la caspa con una boina del H&M.

Este tío es super feo. Menudo pelmazo. Quiere ser escritor, como todos. La tiene bastante regular. ¿Por qué coño me pone tan cachonda?
Judith, 46 años, soltera, perdió sus Ray-Ban Wayfarer en una despedida de solteras de una amiga ya divorciada.




Una foto de mala calidad y de utilidad dudosa porque me gusta escribir a oscuras y con una vela promocional cuya procedencia desconozco.


En el Raval de los hipsters y las putillas del Este se pueden encontrar birras, gracias al servicio personalizado de los pakis, mucho más efectivos que Movistar a la hora de darte el alta del ADSL. Mi teoría es que si se vendieran de golpe todas las birras callejeras del Raval al mismo tiempo habría tantos comas etílicos que con los últimos recortes sanitarios solo se salvarían los ingleses. El truco que no conocen los ingleses es que si compras 6 pagas 5. Pero me temo que les da igual. Tampoco regatean los "chupa-chupa". Y tampoco saben que la Torre de Collserola es, en realidad, un búnker de operaciones del Pentágono.

Me gusta vivir aquí, me gusta escribiros desde aquí. Las resacas pesan menos. Los camellos quedan más cerca.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust