Ligando con discreción

Pisa.jpg

-Hola, tienes unos ojazos que te comería el coño- Claudio no era precisamente aquello que se suele llamar un ligón; sus métodos de acercamiento a las hembras carecían de depuración y finura.

Cuando conocía a una asiática:
-Hola, me gusta el arroz y el manga y tienes unas tetas como el monte Fuji.

Si era una italiana de Erasmus:
-Hola, la pizza y el lambrusco son tan buenos que me pones la polla como la Torre de Pisa.
Si era una Alemana:
-La música Techno me gusta tanto que me la tendrías que comer como si fuera un frankfurt.

Claudio, qué grande eres joder. Todos queremos ser como tú.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust