Haga deporte, señor vigilante. Tire mis 15 kilos de basura haciendo jogging y no se preocupe que yo me ocupo del resto

Una fantasía secreta de todo guardia de seguridad.
Salgo de casa con las bolsas de la basura. Dentro hay condones, comida verde de El Filósofo Vegetariano, muchas colillas, un teléfono inalámbrico, tarjetas de editores indios y de puticlubs de la periferia y como 10 rulos hechos con tickets de la compra. 
La basura, en principio, la tiene que llevar uno mismo a los contenedores, donde hay cola para ver qué mierdas has metido esta vez dentro. ¿Habrá un billete de 500 euros? No, eso solo me pasó una vez y fue por culpa de un ataque paranoide en el que confundí el billete por un libro de Paulo Cohelo. Nunca más. Pero no me convence tirar la basura yo solo, porque yo me preocupo por el vigilante de nuestra hacienda. Le tengo cariño. Son 3 vigilantes que se turnan 8 horas cada uno para estar siempre leyendo el periódico en su casita de seguridad. Para mí es como si fuesen uno. Y quiero que todos estén bien de salud por si las cosas se ponen chungas y llega un talibán con una mochila llena de merca explosiva. Así que, en vez de tirar yo la basura, pico en su cristalito y les digo 
—Señor vigilante, ¿qué tal Youporn hoy? ¿Han subido ya el último Spanish Bukkake? Me muero de ganas de darle a la zambomba con eso, ¿a qué sí?
—Hola, eso...Señor Dust. ¿Qué tal su mañana? —parpadea un poco y trata de mirar a través de mis gafas de sol para verme los ojos. Falla en ello.
—Bien, hombre. Como siempre, con ganas de matar gente, ¡jajaja! Le he traído la basura hoy. Cargadita, cargadita. A ver si con estos 15 kilos de mierda se apaña un poco, se da el paseo matutino y baja la barriga esa que tanto preocupa a su mujer. Si solo fuese su mujer...—le señalo con el dedo índice y levanto una ceja y sonrío—¡pero su amante rusa no se lo perdonará jamás!
—Eh...esto, yo, hoy sí que no puedo dejar la caseta sola...parece que hay unos rumanos tocando las narices por la zona. Ya han robado dos teles de plasma, un bar, dos heladerías y tres coches —su tono es muy grave, pero poco creíble. En plan 'ya me gustaría tener porra como los seguratas norteamericanos, y pistola, pero aquí voy con una chapa y una gorra y santas pascuas—.
—Nada, jefesito. No se preocupe, yo me quedo haciendo guardia por usted. Ande y corra un poco con los 15 kilos de mierda. Abróchese el cinturón, a ver si se le van a caer los pantalones y va a ser el hazme reír de las guiris cachondas.
Cómo mola ponerse una gorra de béisbol, encender un puro y hacer de guardia de seguridad un rato. Cierto que hay cosas mejores, como patear con llantas de aleación, pero no está nada mal la experiencia  por unos 15 minutos. 1 minuto por kilo de mierda. Una proporción ideal.
#GutenMorgen
#BarcelonetaFacts
http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust