Hacer una barbacoa con la pierna del profesor de cultura

El profesor de cultura, Lucas Vázquez, me entrega corregido uno de mis últimos trabajos:
En el pie de página, puedo leer algo así:
Abusas de la literatura, utilizas demasiados adjetivos que no conducen a nada y las ideas que planteas son poco sólidas y confusas.
 
Pienso que hay profesores que realmente quieren morir. Este profesor detesta a grupos como Justice, no comprende los spoken word y apenas ve películas que no sean de directores muertos.
Hablo con él, pero antes me enciendo un cigarro en clase.
-Verás, tu opinión acerca de mis trabajos es inversamente proporcional a la satisfacción que siento. Es decir, me la suda completamente tu manera retrógrada con la que puntúas. Y por otro lado, te follaste a una alumna. Eso no me preocupa, el problema es que era fea. Muy fea. Y creo que te voy a romper las gafas. 
Con un puñetazo seco parto sus cristales. En la pantalla aparece un ¡SPLASH! al estilo retro de Batman. Uno de los cristales se introduce en su ojo, y sangra y grita. Mientras tanto, una de las chicas de clase ,que también recibe broncas por parte de LV, me sonríe y finge el gesto de una mamada con la mano. Puedo ver sus braguitas azul eléctrico.
El profesor se tambalea, vomita sangre, retrocede y choca contra un iMac que cae al suelo y se incendia. Con el nuevo fuego, invento ancestral, coloco la pierna del profesor encima. Esta comienza a calentarse. El tipo grita, pero le he metido mi bufanda en la boca.
El resto de alumnos se va de la clase tranquilamente, charlando sobre el tiempo. Van a fumar un cigarro. Ya sabían que pasaría algo así.
La pierna empieza a arder, una barbacoa deliciosa para los yonkis del barrio. Alimento intelectual y retrógrado.
Por supuesto, esto que acabo de escribir es el nuevo relato que le entregaré el siguiente día como deberes.
http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust