GYM Party

La Gym party es aquel encuentro social en el que la sociabilidad se exponencia gracias al atuendo de la mayoría de los asistentes, basado en el look ochentero y chillón de la ropa deportiva de la época. (Fuente, Wikipedia). Las chicas llevan unos mallots la mar de chulos, especialmente el de aquellas que, pese a estar en pleno 2011 -y no en 1984, por ejemplo- siguen haciendo deporte y mantienen tersos sus músculos -no siendo tan importante los músculos faciales, me refiero, básicamente, a las nalgas-.

Por eso decido acudir al evento vestido de esquiador. El problema lo tengo desde el rellano de la casa hasta el comedor. Es difícil hacer esquí de fondo en un parquet. Me lo tomo como un reto personal, que se hace más agradable al verme coreado por los asistentes, que me brindan cerveza como si fuera isostar del Caprabo. Algunos quieren sacarme fotos, pero resulta que soy invisible, es lo bueno que tiene escribir tú las cosas. Si alguna vez decides entrar en un chat de ligue, tipo Badoo, AVISO: no es recomendable poner en hobbies hacer esquí de fondo, puede generar una ambivalencia que te puede jugar malas pasadas. Mejor poner "ir al cine y ver pelis [sic], la playa y la montaña, hacer deporte y pasear -siendo esto último también delicado-".
Llego por fin al comedor, hago unas flexiones cáusticas. Celebro mi victoria personal. Con los esquís he golpeado algunos tobillos. Muecas de dolor disimuladas. Antipatías prematuras. No me preocupa. En las fiestas en casa de otros hay una gran ventaja. Puedes hacer lo que te dé la gana, es complicado que a) te echen o b) te detenga la policía. Lo más probable es que te levantes tumbado en el sofá con barba de tres días, mecido por un sol intransigente, y con un cigarro de liar apagado en los labios, y otro cigarro en la mano derecha, y la mano izquierda en la bragueta. Y un libro de poemas en la entrepierna. 
No pasa nada. El Speed está preparado. Lo llevo guardado en las gafas de esquiar. Por eso nieva delante de mis ojos y nadie entiende la gran ambientación que he creado. El casco de protección para el half pipe ya no me molesta, siento como si hubiera nacido con él. AVISO: follar con casco de esquiador puede provocar jaqueca. 
La fiesta transcurre sin demasiados incidentes. Cuando tengo oportunidad de hablar con alguien le comento:
-Somos una generación perdida, estamos en la mierda. Esto se hunde, perra. 
Hago muchos amigos de este modo. Es decir, siempre hablo, antes que con cualquiera, con la nevera. Me gustan las cosas blancas que se abren y luego tienen cosas dentro. Básicamente cerveza. Y detecto un vodka importado de Rusia con todo escrito en ruso. Si Stalin hubiera dejado la guerra de los misiles y se hubiera dedicado a producir vodka para sus enemigos, la cosa hubiera ido mejor, seguro. La cirrósis es la mejor manera de acabar con tus enemigos. O casi. 
-Somos una generación perdida, estamos en la mierda. Esto se hunde, perra. ¿Sabías que hay hambre en el mundo? Pues es mentira. La tele miente, todos mienten. Me siento fatal. Es como si siempre hubiera querido luchar por un mundo mejor. Y en cambio, mírame ahora, lo bien que me sientan estos pantalones de nylon transparentes. 
Llamo a una pizzería de mierda.
-Hola. ¿Venden gambas?
-Tenemos pizza de gambas.
-Le estoy preguntando si tienen gambas. 
-Las pizzas nos llegan congeladas con las gambas incorporadas.
-Es decir, NO TIENEN GAMBAS.
-Gambas solas no.
-Somos una generación perdida, estamos en la mierda. Esto se hunde, perra.
Finalmente descubro la única planta de la fiesta. Las plantas siempre son la mejor compañía para una gym party. Siempre saludables, bien alimentadas, complacientes. Haciendo su clorofila como un buen chino haciendo iPads por 53 céntimos al día. Y su jefe está muerto. Pero poco le importa, a mi también me pasaría lo mismo. Mata al patrón, haz salchichón, reza una pintada anarquista en mi barrio natal.
Luego me conecto a Twitter y creo un trending topic llamado "Trending topic". Es decir, es casi un metatrendingtopic. Un trending topic que es en sí mismo trending topic. Son las cosas que tiene Internet. El paraíso de los gilipollas, el no va más de los frustrados, el sí señor de los millonarios, el vertedero de los emos con Tumblr. Y luego vienen las cosas buenas, que comparto con mi planta. Es una pena, me temo que una planta nunca se convertirá en trending topic. A no ser que sea una planta nuclear. Digamos Fukushima, por ejemplo. 
Hago unas flexiones, me fumo una branquilla de la planta. Y luego me marcho de la fiesta haciendo slalom por las escaleras.
http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust