Gracias tele

Suerte tenemos de la caja tonta. Siempre está ahí, a punto para ofrecernos cualquier vanidad que nos ayude a no pensar y a no sentirnos solos. Oh! sagrada tele que llenas de basura nuestros cerebros y nos traes la ignorancia hasta nuestros sofás!
En casa de mi amigo afro, decido que no iré al gimnasio y él decide que no irá a francés. Tomamos un café de máquina y no puede ser Nespresso porqué se le han acabado las dosis. Dan un programa por la maravillosa tele. Creo que es alta tensión. Nos regocijamos con la estupidez de algunos de sus concursantes. Un tipo de unos 30 y tantos vestido a lo fashion peca de ambicioso y sin tener ni idea pierde repetidamente sus pocas ganancias. Eso te hace sentir bien. Pierdes una maravillosa tarde en la que podrías estar musculando o aprendiendo francés y en vez de eso te sientas delante del sofá y contemplas un par de gilipollas que van ganando dinero y perdiéndolo en el siguiente turno.

Te preguntas hasta que nivel estás acabado, y eso que tienes 22 años. Cuantos días llenos de posibilidades has tirado por el retrete por ser un vago y un perezoso. Y sabes que tus abuelos se mataban a trabajar desde los 15 años. Y sabes que tus padres esperaban más de ti. Y sabes que esto se va acabar algún día. Habrá que pagar hipotecas y letras del coche. Trabajar y madrugar. Y no quieres que es día llegue. No quieres ni oír a hablar de eso. Retrasas tu emancipación como si se tratase de retrasar el pago de esa pizza que nunca pediste, o como si quisieras quedarte en esa discoteca que tanto te gusta lo máximo posible. Tus padres no saben como tomárselo. Por un lado les gusta tenerte en casa. Por otro, empiezan a pensar que eres un absoluto inepto y se preguntan en qué se equivocaron.
Y quieres que ese día no llegue nunca, jamás. Aunque quizá estas tan harto de la vida que llevas que te iría bien una buena patada en el culo. (tienes que leer pompis si eres menor de 18 años).

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust