Génesis: P a r i s

BCN-Orly (Paris).

(ante todo, disculpad las faltas de ortografia por cambio de teclado AZERTY y la resaca constante de los ultimos cuatro meses).

Duermo practicamente la 1:15 que dura el trayecto. Cuando estoy despierto leo Genesis; de Bertrand Beckett. Libro corto y facil al estilo Orwelliano pero mas centrado en la IA.
Recojo la bolsa en el aeropuerto. Por la cinta transportadora circulan dos perros en jaulas separadas. No se enteran de nada. La mayoria de la gente tampoco. Una pareja de pijos catalanes planean visitar el Louvre y La Torre Eiffel. Queda gente en el mundo (occidental) que no haya visto susodichos iconos?. Una chica Paris Hiltoniana sale y su padre la esta esperando. No la saluda porque esta hablando por el movil y se siente sola y desdichada y sucia y con una consciencia de espiritu deteriorada. Pero luego su padre le comprara una colonia Dior.

Tomo el tren direccion Paris centro y en una de las estaciones principales hago un cambio al RER B. Hay poca gente, la mayoria de parisinos acomodados andan por la Bourgogne releyendo a Proust y desayunando baguette con mermelada y mantequilla y hablando de la decadencia de la nacion. En el metro procuro ocultar el fajo de billetes que me gusta llevar en la mano. Me da seguridad y me permite comprar casi cualquier cosa por impulso en pocos segundos.
Juego con el iPhone y grito cosas en esp (ano) l para que la gente vea que no somos tan tercer mundistas y tenemos telefonia inalambrica. Llego a la destinacion y Klass viene a buscarme en bicicleta. Nos abrazamos y me pregunta acerca del viaje. Le digo que todo ok, que en Air France me han tratado bien y el brie era excelente. Andamos hacia su casa, un coqueto apartamento en pleno Montmartre. Nicela, su novia, esta tumbada en el sofa leyendo a Victor Hugo. Nos servimos un vino y les pongo al dia de las novedades en mi vida desde la ultima vez que hablamos. Les traigo mi regalo especial, una edicion limitada de tapa dura con el borde dorado de "Destellos y disfunciones", dedicado.

Me ensenan la ducha con hidromasaje y los muebles del dormitorio. Colocan mi libro al lado de Las particulas elementales de Houellebecq. Les veo animados y salimos a dar una vuelta y a comer algo. El barrio respira paz y sosiego; se nota el periodo vacacional mezclado con la crisis. Hay grupillos de turistas con mapas de regalo y camaras colgando del cuello, el cuello rojo y gafas de sol de los noventa. Les propino algun codazo en la sien a modo de desahogo. Entramos en una galeria de arte de 1000m2 repleta de cuadros que emulan aviones disenados a mano y cuadros de productividad y fotos de gente con miembros amputados. Supongo que para Patrick Bateman seria de lo mas agradable levantarse y ver una foto de 2x2 de una mano sin dedos colgada en la pared antes de lavarse los dientes. Compro una pequena obra limitada a 10 copias por 140€. Es el plano de un avion y hay escrito "I hope it's not the end of the world".

Seguimos andando. Comemos en un bar con las mesas pintadas como cuadros. Compartimos una tabla de quesos con pan. Pasamos por delante del café escenario de la pelicula Amélie y entro en el servicio y meo fuera de la taza del vater. Salgo con la bragueta abierta y una gran cara de satisfaccion.

Regresamos a casa. Escribo esto, reviso la guia Time Out Shortlist y comienzo a leer "Vaje al fin de la noche", que alternaré con el manifiesto de la Internacional Situacionista.

Disculpad de nuevo las faltas, casi parece un blog de Xshh|UùüLiChA19.

Vanity@Paris2009

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust