Güaniti Das

Mi profesora del curso "como escribir un best-seller en tres meses" no paraba de fustigarme con críticas hacia mi persona y hacia mi trabajo. Atacaba y destruía mi autoestima cuando le presentaba relatos eróticos acerca de ella y cuando le sacaba fotos con el móvil cuando estaba de espaldas escribiendo en la pizarra (mi cámara hace un ruidito que es inconfundible). En la pizarra escribía con tiza de colores cosas como "el éxito de Ken Follet" o "Cómo emular a Zafón". La verdad es que me importan una mierda estos tipos y sus libros, yo me quería tirar a mi profesora. Tendrá unos 30 años y solo ha escrito una mierda de libro que se llama "Vanidad Contemporánea", una vez me confesó que lo había mandado a Anagrama y se lo habían rechazado. Nunca lo superaría. Luego le propuse que me chupara la polla y me dijo "No suelo mamársela a los tíos que pesan más de 80 kilos". Eso me deprimió así que me fui al baño y me hice una paja mirando las fotos que tenía guardadas de ella en el móvil. Alguna vez le mandé algún relato serio, elaborado con sumo cuidado a lo largo de varios días. El último que le hice llegar trataba sobre un granjero que descubría una cripta en el sótano de su establo y encontraba una momia. Al tocarla se abría una puerta secreta y le entraba miedo. Llamaba a un tipo que se llamaba Indio Jonás (para que no se sospeche que está inspirado en Indiana Jones) y juntos entraban en el pasillo secreto. Una cantidad de zombies momia los perseguían y los mataban con un látigo y haciendo claves de judo. Al final había una habitación de oro con un jacuzzi lleno de tías egipcias tremendas en bikini y se las tiraban. La profesora me dijo que no le había gustado demasiado pero que era "original". Pensé que le gustaba por fin así que le pregunté de nuevo si me la quería chupar y ésta vez me dijo que "solo se la chupaba a tíos que no fueran calvos".
Al final del curso repartió unos papeles con las notas y me puso un 4 muy injusto con una anotación: "tienes que pulir tu estilo". Ensombrecido por tal crítica, caí en un espiral de drogas y comida basura. Lo superé yendo a una psicóloga prostituta. Escuchaba mis penas y luego follábamos, algo que me ayudaba a seguir viviendo sin usar el revólver que guardo bajo mi almohada.

Ahora tengo un blog que se llama Güaniti Das y tiene mucho éxito y cuelgo vídeos en iutub con mis flatulencias más sonoras y memorables.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust