Fashion Victim: paro, terremotos, gripes y corrupción

Los cazadores de moda-coolhunters-, aquellos que se dedican a usmear entre países del tercer mundo para hallar trapos de colores y dientes torcidas, que luego presentan ante sus superiores para exponer las futuras tendencias estéticas de los países ricos, están desbordados. Hay demasiadas cosas que suceden con tanta rapidez que los pobres no dan abasto.

Para facilitarles la tarea, con mi voluntad filantrópica tan característica, resumiré las tendencias cool de la actualidad, no en el sentido de la moda, sino aplicado al estilo de vida en boga que hay que seguir para estar en la onda.

En resumidas cuentas, diré que para estar en la cresta de las tendencias, se llevan las desgracias. En especial, las de fuerza mayor. Ya no se trata del maltrato a los congéneres, o de las drogas, todas ellas decisiones personales que no dependen demasiado de la coyuntura. Repito, se lleva la fuerza mayor.
Veamos lo siguiente, inspirémonos:

1. El desastre natural:
Se recomienda viajar a zonas con gran actividad sísmica y/o volcánica. Es necesario estar alerta a posibles temblores y dirigirse al epicentro para quedar sepultado. En caso de no ser así, alquilar una excavadora hasta poder derruir un edificio desde sus cimientos. En caso de menos presupuesto, golpear el suelo con insistencia con un bate de béisbol.

Éxito: ¡Conseguir una amputación! El mejor souvenir, ¡Seremos la envidia del barrio!

2. Gripe A (en su defecto, Gripe Z y/o Aviar)
Esta temporada hay que ponerse enfermo. Nada de tuberculosis decimonónica o tos crónica por el tabaco. Hay que buscar, de nuevo, lo exótico. Viajar a Méxcio o China y entrar en granjas de cerdo o en pollerías gigantes, restregarse con su piel y no usar bufanda ni nada por el estilo. Tener la gripe A es garantía de respeto en la comunidad de alcohólicos anónimos.

Éxito: Con una buena gripe calificada por la OMS de pandemia demostramos ser...¡unos aventureros!

3. Secuestros piratas:
No debemos dejar escapar la oportunidad de lanzarnos a la mar con una buena patera (en su defecto, una Zodiac también da resultado) y provocar a barcos con la bandera pirata. Tenemos que ser su blanco, que se fijen en nosotros y nos secuestren para luego ser liberados gracias a una sustanciosa cantidad que paga el Estado con el dinero de todos.

Éxito: Con un secuestro mediático demostramos ser...¡Unos aventureros al cuadrado! y, además...¡Nuestra vida pasa a valer millones y ocupa portadas!

4. Quedarse sin trabajo:
La crisis debe afectarnos de lleno, nada de mantenernos aferrados a nuestros puestos de trabajo. El temor nos hace quedar obsoletos y aburridos, y seguir teniendo una vida plana sin sobresaltos. Esto tiene que cambiar. Debemos tener historias de ERES injustos, dignos de ser explicados a programas de televisión de gran prestigio o a nuestros amigos que, al ser conscientes de nuestra depresión y alcoholismo derivado de una falta de trabajo digno, nos ayudarán y compadecerán. Es posible que nuestro nuevo victimismo cool nos proporcione placer carnal.

Éxito: La ambición nos debe llevar a cobrar los 420€, es decir, lo último de lo último, lo más fashion que existe. Es...¡Una aventura de deterioro vital EXTREMA!

Bien, hecha esta confesión de gran trascendencia mediática, manos a la obra. Este año 2010 se lleva estar en lo más bajo del escalón social.

La máxima es:

Victimismo, desgracia, fuerzas mayores, desamparo, aislamiento y peligro de muerte.

Que la desgracia os acompañe.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust