'Esto es agua' de David Foster Wallace * Este discurso puede ser más útil que el iPhone de Steve Jobs

David-Foster-Wallace-Cita-Esto-es-Agua-e1421762540773.jpg

Esto es agua, el discurso de David Foster Wallace

Posiblemente, todos recordéis este memorable discurso de Steve Jobs en la Universidad de Stanford. El genio de Apple narra con fuerza y con una retórica sublime sus peripecias vitales en su trayectoria profesional de dimensiones épicas. Su lucha por regresar a Apple, su aparentemente 'desaconsejable' carrera universitaria y su testarudez en perseguir sus sueños con independencia de lo que la mayoría o el sentido común más pueril podrían haber recomendado. Admirable, sin duda. Prueba de ello es que Steve Jobs, ya en vida, fue elevado a la ilustre categoría de 'revolucionario', 'visionario' y, para sus incondicionales groupies, cuando murió, alcanzó casi la divinidad.

Sin embargo, pienso que no es casual que Steve Jobs sea recordado, por encima de todo, como un emprendedor insaciable y un tipo realmente duro a nivel empresarial. Un trabajador inclemente que luchó a capa y espada contra todo aquel que osase cuestionar sus 'visiones' y arriesgados planes tecnológicamente revolucionarios. Sin duda, como resulta obvio, el tiempo le acabó dando la razón, sus Mac, iPhones y iPads han cambiado la historia. Pero volvamos a su discurso en Stanford: fue autorreferencial, centrado en lo laboral, idolatrando la creatividad y, más allá de todo eso, mostrando una versión Palo Alto Styledel sueño americano.

Los valores que transmite Steve Jobs en su discurso en Stanford son claros: persistencia, esfuerzo, individualidad, competitividad y entrega a una causa, siempre en base a cómo aplicar de manera mercantilista la creatividad y los avances tecnológicos.
Esto es agua * Vanity Dust
Esto es agua * Vanity Dust

Si bien como discurso empresarial es impecable, diferente e innovador, al repensar en sus palabras, ¿puede que nos estamos olvidando de otra esfera de valores que, antes de darlos por sentado y arrinconarlos en una esquina, quizás valdría la pena reivindicar? Y sí, tras leer Esto es agua (ebook aquí) (Literatura Random House, 2014), el discurso que dio el escritor David Foster Wallace a los recién graduados de la Universidad de Kenyon, nos damos cuenta de que hay otros aspectos esenciales a reivindicar si nos ponemos en plan universitarios motivados Made In USA.

En esencia, Foster Wallace solo tenía una cosa que decir: No os olvidéis de ser buena peña ni de que, más allá de vuestro ego hipertrofiado, hay gente con los mismos problemas que vosotros (con mayor o menor suerte) y con la que tendréis que convivir, así que currároslo un poco.

Tras esta idea, aparentemente obvia y que el género de la autoayuda se apropia a discreción, no encontramos al Paulo Cohelo de turno ni a un Dalai Lama en modo coach. No, encontramos a uno de los grandes escritores de la segunda mitad del Siglo XX, un hombre de saber y talento enciclopédicos que, a lo largo de toda su vida, tuvo que lidiar con trágicas depresiones y cuyo desenlace vital dejó huérfana a una nueva generación de escritores y lectores de todo el mundo. Pero no nos recreemos en la trágica vida de Foster Wallace, ni tampoco le encumbremos con misericordia por haber sido un gran escritor que se suicidó por sus grandes tormentos interiores. Según veo, lo realmente potente y conmovedor de este texto es la honestidad, la elegancia y dignidad con la que Foster Wallace lo narra, lo comparte.

Esto es agua * Vanity Dust
Esto es agua * Vanity Dust

Foster Wallace, conocido por sus libros mordaces, excesivos e inabarcables, se presenta como un ser humano tan jodido y complejo como cualquier otro, y no viene a contarnos ninguna gran verdad ni secreto acerca de cómo alcanzó la fama o la excelencia literaria. Viene solo con una mano delante y otra detrás y nos invita a pensar en qué mundo queremos vivir y cómo queremos que nuestra vida alcance algo más de sentido y paz sin tener que acabar en un psiquiátrico, ahogados en una piscina de dólares o alistados en el ejército luchando por alguna causa orwelliana sin final. Y podría haber contando cualquier movida acerca de La broma infinita o alguna historia divertida de su vida como escritor y lo hubiese petado. Pero trajo Esto es agua; en su único discurso de este tipo prefirió contar una fábula sencilla sobre unos peces charlatanes y cuestionó la siempre olvidada cotidianidad: quizás no sea tan importante descubrir la mente detrás del iPhone como aprender a no perder los papeles como energúmenos poseídos cuando el móvil se queda sin batería.

Esto es agua (libro)

Esto es agua (ebook)

Los libros de David Foster Wallace