"Esta revolución es un FAKE"

Me llamo Paco Viñares Z. Y estoy hasta los cojones de toda esta movida revolucionaria que ha salido esta semanita. Me explico. Yo lo he dado todo, a lo largo de mi vida, para conseguir un cambio en este sistema capitalista caducado, opresor y explotador de almas humanas. He trabajado de paleta, de camarero y de oficinista en el banco Pantander. He dejado todos los trabajos porque no soporto tener siempre al mismo jefe. En cuanto noto su autoridad y la rutina, lo dejo. Y todo mi dinero siempre ha ido a amigos que tienen comunidades agrícolas en las afueras de las grandes ciudades. Y también viajé por África para hacer de payaso de los niños mutilados por la guerra. Pero este es otro tema.
En 2005, hubo algunas manifestaciones importantes. En contra de Mercadona porque despedían a embarazadas. Contra SEAT por el despido de trabajadores de manera injustificada. Manifestaciones en Plaza Sant Jaume a las 9 de la mañana de un domingo. Eramos unas 200 personas y no había ni un puto periodista ni un trending topic ni nada por el estilo. Pero ahí estábamos. Estuve en la manifestación, antes de la crisis, en contra del salón especulativo más asqueroso del mundo, el Meeting Point. 100 personas.
Montaba charlas con compañeros para hablar de las multinacionales cuando estas no habían provocado ninguna crisis. No compraba helados en Farggi. Petaba escaparates de Starfucks. No fumaba Marlboro. No bebía Coca-Cola. Y no tengo móvil.
Luché por una vivienda digna. Ahí si que cuatro periodistas nos hicieron caso. Y poco más.
No había crisis, pero había mala leche. Miento:
Desde mi fuero interno, lo que estaba pasando me parecía una auténtica vergüenza. No podía creer como el pastel se iba repartiendo de manera festiva y 40 millones de españoles celebraban cuatro migas rancias con sabor a derrota edulcorada. Pero no importaba. El paro bajaba mes a mes, y los problemas de los desamparados parecían ajenos "Esto no me va a pasar a mí". Resulta que no ha sido el caso. Ahora todos estamos jodidos. Pues se lo diré así de claro, yo estoy igual de jodido que antes, pero asqueado, porque quejarse cuando las cosas van mal requiere mucho menos esfuerzo que hacerlo cuando todo reluce y nos colma la buenaventura.
Y ahora nos creemos, de golpe, tres putos años después de la crisis más jodida de la historia, revolucionarios. Usamos las redes sociales que justo acaban de entrar en bolsa. Nos llamamos sin descanso con Movistar para quedar con los camaradas y hacer un par de carteles con frases naïf y soñadoras. Y creemos en la gente que hace pocas semanas considerábamos alienada y perdida e incapaz de cualquier cambio.
Podría seguir, pero como imaginan, mi discurso a partir de aquí ya es previsible. Les dejo con una frase:
Es cuando todo va bien que tenemos que comenzar a preocuparnos. Y no al revés. *

* No suelo poner mayúsculas, pero Paco me pidió expresamente por señales de humo que así lo hiciera.
http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust