espíritu literato

El entorno que me rodea se convierte a pasos agigantados en una nube literaria que gravita por encima de mi cabeza con solemnidad y elegancia. Mis amigos me preguntan como llevo los proyectos, algunos se ofrecen para diseñarme cabeceras y maquetar portadas de futuros libros. Otros me presentan a sus amigas como "el que escribe". Las chicas me preguntan que qué es lo que escribo y recuerdo perfectamente a todos los escritores que han tenido que pasar por la misma pregunta. Ellas tienen la cara iluminada al creer que tienen un literato delante y tu sabes que de eso no tienes nada. Piensas en las posibles respuestas: hacer cara de cansado y mostrar indiferencia, como diciendo otra pesada más dándome la vara. Es especialmente útil con las gordas.
Puedes optar por elaborar una frase improvisada y sin sentido para que la chica se pierda y empiecen sus tics nerviosos; algo así como: "verás, me encuentro en la compleja situación de querer desembarazarme del posmodernismo Houellebecquiano, no es que me haya desvinculado de la tendencia no future de la literatura contemporánea actual, pero si me gustaría ver en mi un destello creativo capaz de buscar una salida a la perdición del hombre actual, sin caer en el recurso del sexo y las sectas como hace el autor en La posibilidad de una isla, sabes?".
Otra posible respuesta, quizá la más cómoda para que te dejen en paz o te las puedas follar directamente es "si me das tu número no sólo te digo lo que escribo, también escribiré para ti". Con esta respuesta es importante no eructar, con las anteriores no pasa nada.

El áurea de literato es práctica cuando un amigo quiere darle nivel a una fiesta. Me llama y me invita, promete invitarme a copas y buscar alguna chica sencilla fácil de seducir. Como condición tengo que traer el cuaderno y la pluma. De este modo, tomo las primeras cervezas con calma y charlo con los comensales, soy "el que escribe". Al rato, me disculpo y saco mi cuaderno y pluma, y me lio un cigarro. Miro al techo en búsqueda de insipiración y saco de la nada alguna basura como

"Estoy aquí gracias a vuestro vacío
bebo vuestro aburrimiento
contemplo vuestra soledad
fumo sin prisa
esto es pura vanidad"

Nadie se atreve a preguntarme nada, el plan funciona, la fiesta se cotiza al alza. Las chicas me (ad)miran y finjo no darme cuenta, los tíos me respetan "este tío sabe lo que hace". Así de fácil le doy prestigio a una fiesta. Procuro no mear fuera de la taza del váter pero no lo consigo. Lo más agradable es cuando alguna me la chupa en la terraza o en el balcón.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust