Escribir sin miramientos

"Yo pienso que sólo se siente ofendido quien quiere, es una historia como cualquier otra, que podría ser real, que refleja aspectos reales de la sociedad. No hay que poner barreras a la creatividad, hay que reventar "lo políticamente correcto", hay que reflejar lo que nos de la gana, se esté o no de acuerdo con ello, creo que eso enriquece mucho nuestros textos, puntos de vista."

Aspirante, autor del comentario arriba citado-del que he seleccionado algunos fragmentos-, ha dado en el clavo, en la premisa que, según mi parecer, todo blogger que busque expandir sus límites y experimentar con la escritura y las posibilidades de Internet debe tener en la cabeza cuando se disponga a crear. Escribir, por encima de todo y en la mayoría de casos, es un acto voluntario y libre, que se hace público en el momento en que el autor facilita el texto usando cualquier medio que elija. A partir de ahí, el texto incluye al otro, a otra persona, que no podrá evitar emitir un juicio sobre la obra. Surge un diálogo, un espacio común en el que el lector debe posicionarse respecto al autor. No se trata sólo de situarse a favor o en contra, sino de valorar el texto en cuanto a calidad y capacidad de transmisión.

Como neoartista- me encanta lo vanidoso que suena- considero, al igual que aspirante, la creatividad abierta y sin miramientos por encima de "quedar bien" o "evitar ciertos temas". No creo que necesite justificar esta decisión, fundamentada en la susodicha libertad y en que, afortunadamente, hay una cantidad de autores conocidos que han optado por seguir ésta vía, de los que menciono a Bukowski, Easton Ellis, Houellebecq, entre muchos otros.

Otra cosa es, por supuesto, estar preparado para asumir las consecuencias de dichas obras, cosa que, para cualquier amante de la polémica, supone una continuación de la misma obra. Es algo así como pensar: "Señores, la obra ha adquirido vida propia, mirad cómo patalea".

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust