Entrevistas breves con hombres pioneros y vanidosos

Si David Foster Wallace eligió a los hombres repulsivos para dejarles un espacio en el que contar su extraña y miserable vida (pese a que los sujetos la planteaban con dignidad y altivez), desde Vanity Dust le rindo un humilde (y nada vanidoso) tributo al escritor con las siguientes 4 entrevistas a seres más o menos vanidosos y, por encima de todo, grandes inventores, seleccionadas al azar de entre las 259 entrevistas que he llevado a cabo tras dos 2 años y medio de ardua investigación y sudor edulcorado (respirar aquí).
E.B nº 137 a-h-p

"Contar naranjas. Desde la ventana de mi clase de tercero, en el colegio, veía los naranjeros los días de sol. Y contaba cada naranja de cada árbol, una por una, sin descontarme. Ahí fue cuando me di cuenta de lo importantes que eran las matemáticas, ya que entonces comencé a calcular los litros de zumo de naranja que podrían obtenerse de cada árbol. Conseguí trabajo como jornalero tras dejar los estudios en el mismo campo situado al lado del colegio. Era ideal, conocía bien el terreno y desde el campo podía seguir mirando las faldas de las niñas (con el paso de los años pude percibir el tránsito a la democracia, con tangas y todo eso que usted ya sabe que llevan ahora las nenas). Por lo pronto, estudié en una pequeña universidad de la zona, y entablé amistad con un profesor especializado en derecho europeo. Gracias a él logramos, mi jefe payes y yo, una subvención de la U.E para comprar más tierras. Lo demás ya vino rodado (como una naranja, ¿buena metáfora, eh?-risas- ¿tomará nota de mi sentido del humor?) y de ahí pasamos a importar kiwis de Nueva Zelanda. Después, nos aliamos con una fábrica de lácteos y lanzamos los yogures de sabores. Pera, cacahuete, gelocatil-bueno, este último ingrediente no debería saberse-."
E.B nº85 k-z-e
Yo inventé las abreviaciones en los SMS. ¿Usted qué cree? Tenía 9 años cuando cayó mi primer móvil en las manos. Mi madre regresaba siempre tarde a casa -con la cara desmaquillada y el pelo alborotado- y para que yo pudiera llamarla mientras trabajaba y dejara de llorar me compró uno. Solía escuchar gritos cuando hablábamos, y ella parecía siempre ocupada. Así que comenzamos a mandarnos mensajes, más fáciles. Ella siempre me contaba lo bien que estaba con unos amigos y yo le quería contar lo mucho que la echaba de menos. Le escribía "te echo de menos" unas 10 veces, hasta que copaba los 160 caracteres. Y como soy muy ambicioso, quería decírselo más veces, y comencé a reducir la frase, t echo d mens, t echo d -, tchod-. ¡Pura magia! ¿Se imagina usted? Mi madre no lo entendía muy bien al principio, pero luego entendió el juego y se reía -con aliento a alcohol- conmigo. Y se lo contó a sus amigos, y ellos a todo el mundo. Dentro de poco saldré en las enciclopedias Británica y Guatemalteca.
E.B nº 111 g-t-r
Yo estuve antes que Nintendo y la otra, ¿como se llama?, sí, la Playstation. El primer videojuego no estuvo en la televisión, ¡Estaba en un cristal! Un día lluvioso, en la oficina, hará como 50 años, me quedé mirando fijamente el cristal, y veía las gotas caer, y se juntaban unas con otras y hacían nuevos "grupos de gotas" que bajaban más rápido. Entonces hice unas apuestas con los compañeros del trabajo-gente inquieta, ya sabe- y así desarrollamos el "juego gotero", a ver qué grupo caía más rápido al suelo. Entonces vino un señor japonés e inventó un fontanero con bigote que arreglaba... ¡TUBERÍAS! Todo un plagio, vaya, que en realidad estos japoneses querían copiar el juego pero teníamos una...eso...patente, y tuvieron que cambiar la trama y todo.
E.B nº r-e-w
Antes, hace muchos años, cuando los curas y esta gente retrógrada tenían en poder, nos decían que había que follar en la intimidad, de tú a tú. Pero a mi esto nunca me convenció. Me gusta la gente, el ambiente en el polvo. Si te lo estás pasando bien, ¿Qué problema hay en que haya más gente? De verdad, no entiendo tanta patraña de la iglesia, follar es un acto social, casi altruista, al que debe sumarse tanta gente como sea posible. En mi casa cada vez éramos más, cinco, diez, veinte personas...chicos y chicas, de todas las edades-bueno, que tuvieran vello, ya me entiende- y nos dedicábamos a tocarnos y luego a metérnosla y a liarla bastante. Era mucho más divertido, sin problemas. Luego, decidí grabarlo-bueno, no todos querían, escondí la cámara un poco- y las cintas circulaban por la ciudad por doquier. Después vino la revista, y con Internet ya ni le cuento.
E.B nº8 t-b-x
Lo mío es la seguridad. Tenemos un mundo cambiante y peligroso, lleno de terroristas de todos los colores metiendo bombazas y robando a gente inocente y trabajadora. Los cuerpos de seguridad del Estado suelen ser muy poco hábiles, son pequeños burócratas con pistola que deambulan de robo en robo pensando en las musarañas. Por ello, la seguridad privada es mucho mejor. Y mi propuesta va mucho más allá. El policía privado es más valiente-y puede usar algunos métodos menos ortodoxos, jeje- y se pone en la piel de la persona que ha sido atracada y/o robada y/o violada y/o asaltada. ¿No ha visto nunca los anuncios que pone la gente que dice "he perdido la cartera, doy 50€ a cambio"?. ¿Cual fue mi idea? Pues que si nosotros encontrábamos la cartera se la devolvemos por 25€. Mucho más humilde, sincera y barata. Una pequeña comisión. Si le han violado, pues por una paja pillamos al cabrón y lo matamos. Si le han quemado la casa, nos cede en alquiler una habitación y se la restauramos. Lo dicho, hacer la vida mejor a la gente, que está todo muy complicado.

Interviews
by
VANITY
2010
http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust