La entrevista a Vanity Dust más larga de la historia (Psychonauts)

vannn11.jpg

La entrevista más larga y enfermiza de mi vida, gracias a Psychonauts por dejarme delirar durante tanto rato, no es un deporte con tantos practicantes: No es la tecnología, es el ser humano que es gilipollas. La tecnología sólo canaliza su gilipollez y la pone de relieve para que los demás la compartan, le den a “me gusta” y retuiteen. No son las drogas, ni los videojuegos, ni la prensa. Eso no es más que un reflejo de un mundo estrambótico cegado en celebrarse a sí mismo. Vanity Dust lo sabe, sabe que no queda otra que convivir con ello, bailar al ritmo del declive de la civilización, y montártelo de la mejor manera posible. Ya sea por medio de la literatura más onfierista o en las mejores raves del planeta. Vanity, curioso hasta un nivel morboso, siempre alerta, rápido en el tiro verbal, adicto a la noche, gusta de observar, experimentar y dejar que las cosas le sorprendan en este caos de aparente control. Sus textos son ruido, furia, pero también voluntad arqueológica en el núcleo duro y negro de lo real e imaginario. Porque la ficción también es realidad. No hay escapatoria posible. Sólo circo, música, multinacionales, y un botón que indica “petarlo”.

 «Por un lado, resolvemos nuestra situación económica compartiendo coches y casas y, por el otro, nuestras frustraciones personales meditando y abrazando árboles. ¿No es cojonudo? ¿eh?» Vanity Dust

Primera Parte - Entrevista a Vanity Dust

«La gente cree que la electrónica es solo un atrezzo musical para salir de fiesta y no el núcleo de toda una cultura y forma de entender la vida y nuestra delirante contemporaneidad»

Segunda Parte - Entrevista a Vanity Dust

 

MediaVanity Dust