Entre el tesorero y el alcalde de la localidad inexistente

Fragmento extraído de las conversaciones habidas entre el tesorero y el alcade de una localidad inexistente, ambos del Partido de la Alienación Popular.

-Esto va a dar pasta. Yo meto 500.000, Paco Cizaña el resto. Tu das el permiso y todo de puta madre.
-Joder, no me vengas con esto ahora, lo hablamos la semana pasada y ahora me la están chupando a dos bocas. Pero bien, me alegra saber que el negocio sigue en marcha. Yo quiero el 10% y punto.
- No hay problema Toñete, eres un tío de puta madre, mola tu rollo, aquí hay tema del bueno. ¿Has conseguido el permiso para el campo de golf?.
- Te llamo en cuanto me haya corrido y después de la ducha.
- Sí, lo primero es lo primero-risas-.

El tesorero cierra la tapa de su móvil y sigue pensando en comprarse uno con pantalla táctil, pero le echa atrás el hecho de que sea demasiado complicado de usar. Sube al Land Rover y enciende el aire acondicionado, hace rugir el motor y se siente algo así como importante.

El alcalde de la localidad inexistente -elegido en realidad para llevar agua corriente a un campo de chabolas de drogadictos y actualmente propietario del terreno y vendedor de caballo en la zona- eyacula en las tetas de silicona de una polaca, mientras una búlgara le lame los testículos.

En fin, un día más en la ajetreada vida de los herederos de Rousseau y Locke.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust