Entrevista a Dj Berru, el mensajero del techno en Badalona «En las noches Estratechno intento dejar fuera todo lo que me cabrea»

¿Habéis escuchado este set? Aquí tenemos a Dj Berru dándolo todo, con un criterio musical más ecléctico que un mercadillo de vinilos berlinés y con una clase que, cuando le vi comenzar a meterse en el mundillo, no podía ni imaginar. Estudié periodismo con este señor, en una fuckultad en la que una cosa llamada 'techno' parecía algo así como el darwinismo para un creacionista de 90 años de Ohio. Hicimos trabajos juntos —de literatura, música y hasta reportajes inventados en los que recorríamos la ciudad sin salir de casa—. Descubrimos juntos el house de chicago, fuimos a Time Warp en Alemania y sobrevivimos a sónares de 5 días. Aquí seguimos, con Berru hecho ya un pro del asunto y teniendo la gentileza de invitarme a pinchar a sus noches Estratechno de Badalona. Por si no hubiese suficiente merca, el set que acompaña esta entrevista, firmado como The Option B, lo ha preparado exclusivamente para este blog. In Detroit We Trust.
 
VanityTodavía recuerdo cómo nos lo pasábamos de bien hasta las tantas escuchando a Marshall Jefferson mientras terminábamos los últimos trabajos de la uni. ¿Qué ha significado la electrónica para ti? ¿Por qué siempre estamos hablando de Detroit y su poder como cuna del techno? 
Dj Berru: Seguro que defraudaré a mis padres y a algún que otro profesor con esto, pero de mi época universitaria me quedo con noches como estas que comentas. Con ir al Moog después de clase un par de veces por semana. Con los pases de prensa que me sacaba para el Sónar haciendo crónicas y entrevistas para la revista de la facultad. Antes de la uni sólo conocía a Underworld, Prodigy, los Chemical, Fatboy Slim y Daft Punk en materia de electrónica, porque eran los grupos que venían a los festivales de indie a los que yo iba a ver a bandas como Radiohead o Primal Scream. Pero luego descubrí el Moog, el Nitsa, el Loft, las excursiones a la Florida y los festivales de electrónica. Y mi vida cambió. Descubrí el oficio del Dj y la capacidad chamánica que tiene su figura para guiar a los clubbers a través de una historia que, aunque parezca todo lo contrario, es el público el que la crea, intercambiando energías de todo tipo. En cuanto a mí, por mi sensibilidad, creo que el techno y el acid-house són los géneros más propicios para que esta sinergia se desarrolle. Supongo que por esto siempre acabamos hablando de Detroit; una ciudad en bancarrota y literalmente en ruinas, pero donde esta energía que emana de la música sigue uniendo a la gente y alcanza prácticamente a todo aquel que disfruta con la electrónica. Veo a Detroit y su decadencia como la primera ciudad postoccidental, la que mejor representa nuestro futuro, como si mandase un aviso demoledor de hacia dónde nos dirijimos. ¡Fíjate que han pasado casi 30 años y el techno sigue siendo la música del futuro!

«Veo a Detroit como la primera ciudad postoccidental, la que mejor representa nuestro futuro, como si mandase un aviso demoledor de hacia dónde nos dirigimos»

V: ¿Has leído mucho sobre techno? ¿Loops o la nueva biografía de Sideral, Electroshock... ¿Qué recomendarías?
B: Soy más partidario de escuchar techno que de leerlo, pero sí, he deborado estos tres libros que mencionas. Loops es la Bíblia de la electrónica, un repaso exhaustivo de su historia y un análisis científico a su sentido; es un must para todo aquel que empiece o que quiere saber cómo ha llegado hasta la actualidad. Sideral, Estrella fugada está escrito por su amigo íntimo Héctor Castells. Pero el libro no se queda en una mera radiografía de la historia, personalidad, comportamiento y sentimientos del Dj más icónico, sino que yo la leí como una novela generacional que utiliza la vida y obra de Aleix Vergés para hablar de la Barcelona post-olímpica y del boom de la cultura clubber en la ciudad. La recomiendo, diría que es imperdible para cualquier barcelonés de entre 25 y 40 años que no sea un eclesiástico. Y Electroshock es la autobiografía de mi Dj y productor favorito, Laurent Garnier. Su vida y la historia de la música electrónica van de la mano: fue residente de los dos primeros clubs que programaron techno y house en Europa, los míticos The Haçienda (Manchester) y Rex Club (París), en el 87. Pinchó en varias raves durante el Second Summer of Love y fue el primer europeo invitado a pinchar en Detroit por Mad Mike Banks. Imagínate la de anécdotas que hay en este libro. Cada vez que quedo para hacer unas cervezas con alguien y se habla de techno, suelto un par.
V: ¿Cómo ves tú Barcelona en cuanto a oferta electrónica? ¿Algo que esté bien, algo que mejorar? ¿Cómo han sido tus experiencias como Dj por la ciudad? ¿Está muy chunga la cosa?
B: A nivel de grandes nombres, Barcelona es la bomba. Cada fin de semana tienes como mínimo a un par de gigantes de la electrónica, ya sea en Nitsa, Razz, BeCool, Ker o Insert. Aparentemente no habría nada que envidiar a ciudades como Berlín o Londres. Pero a mí me parece que el problema principal reside en que el público, y por consecuencia los clubes, no apoyan lo suficiente a la escena local. Cada club tiene sus Dj residentes (que a menudo son los mismos en más de una sala), y entrar en este círculo es muy complicado si careces de buenos contactos. Los grandes clubes no suelen dar noches a sellos o colectivos que empiezan, por mucho talento que tengan; los propietarios saben que este tipo de propuestas solo arrastrarán a los amigos de los que pinchen. Los colegas, a las pocas semanas, perderán el interés en la fiesta y el club no remontará hasta que llegue a pinchar el Marco Carola de turno. Y, además, seguro que atraerá a más chicas. Es así, la gente sale a ponerse del revés y a ligar y la música queda en segundo plano. Los programadores que arriesgan, que ofrecen algo distinto y menos comercial porque no se dejan llevar por las modas o la pasta, o que simplemente dan oportunidades a desconocidos porque creen en lo que hacen, acaban mal en esta ciudad. He tenido la suerte de que alguno de estos programadores ha contado conmigo puntualmente, pero me salen pocos bolos en Barcelona.
V: Como tema de actualidad, al que siempre se le da muchas vueltas, ¿Cómo ves el universo del Dj, con sus rockstar y, por otro lado, millones de chavales que quieren serlo? ¿Eres optimista o más bien criticas todo este boom de la última década?
B: Es como todo, al final la música electrónica ha acabado masificándose y convirtiéndose en una gran industria, y como en todos los grandes negocios están los peces gordos y los que quieren llegar a serlo. Y luego están los antisistema, que van a su bola. Supongo que todos los que respetamos la electrónica desde sus inicios, que nos interesa su evolución y nos apasiona escucharla y pincharla,  nos irritamos cuando vemos a 27 modelos y 13 gilipollas mazados con gafas de sol Carrera bebiendo cava y pavoneándose encima del escenario detrás Richie Hawtin, sin siquiera saber quién es Plastikman. Luego intentas saludarlo después de su sesión y aparecen cuatro seguratas para echarte tratándote como una mierda.

«Todos los que respetamos la electrónica desde sus inicios, que nos interesa su evolución y nos apasiona escucharla y pincharla,  nos irritamos cuando vemos a 27 modelos y 13 gilipollas mazados con gafas de sol Carrera bebiendo cava y pavoneándose encima del escenario detrás Richie Hawtin, sin siquiera saber quién es Plastikman»

V: ¿Qué puedes contarnos de las noches Estratechno? ¿Qué tipo de electrónica podemos encontrar ahí? ¿Es fácil montar en Badalona esta fiesta?
B: Las noches Estratechno, en el club Estraperlo de Badalona, llevan siendo, desde hace más de un año y medio, el escenario donde intento hacer posible todo eso de lo que hablábamos, y en el que intento dejar fuera todo lo que me cabrea. Programamos a gente de aquí, que empieza o que lleva años en el panorama underground; músicos con talento y que creen en lo que hacen. Aunque es una fiesta principalmente techno, no nos cerramos a otros géneros como el house, el electro o el trance; e incluso hemos ofrecido directos de IDM (Inteligent Dance Music), exhibiciones de turntable y hasta hemos montado una bateria en el escenario. Pero no, no es fácil. A pesar del gran equipo que formamos los cinco del colectivo y que nos lo curramos con la programación, el diseño de los carteles, la promo y lo pesados que nos ponemos con nuestros colegas para que vengan siempre y lien a más gente, en más de una ocasión la sala ha estado medio vacía. La gente que sale por Badalona lleva la pachanga, los tacones y el maquillaje inscritos en su ADN. Y, por si fuera poco, Estraperlo es una sala de conciertos de punk, hard-rock y hardcore, cuyo público natural no ve la electrónica con buenos ojos; y nuestro público potencial, mayoritariamente de Barcelona, se siente igual de marciano que nosotros cuando llega a nuestra fiesta justo después de un concierto skinhead. Aún así, el respeto en el local es total, y la gente disfruta un montón. Por suerte, los dueños de la sala son gente de mente abierta y, pese a tener su propia parroquia que va por otros derroteros, vieron interesante contar con nosotros cuando les propusimos ofrecer techno en Badalona.
V: ¿Puedes contarnos algunas curiosidades y movidas que os hayan ocurrido en todo este año y medio de curro con el proyecto?
B: Supongo que el principal handicap y con lo que todo el mundo se cachondea es que, por increíble que parezca, nos ha llovido en 14 de las 21 fiestas que hemos montado. Basándome en esto...¡podría decirte qué dias va a llover en Marzo, Abril, Mayo, Junio y Julio!. Nos ha hecho mucho daño la lluvia, pero aquí seguimos.
V: A nivel personal, ¿en qué proyectos trabajas ahora?
B: Básicamente, estoy muy metido en el estudio, produciendo y haciendo clases de síntesis y masterización con Jürgen Hill (Armada Records). Ya tengo algunos temas terminados de los que me siento muy orgulloso y que me dispongo a empezar a moverlos. Espero que vean la luz en algún sello molón, cosa que me haría infinitamente feliz. Como mezclador, sigo en mis dos proyectos principales: DJ Berru, que es techno oscuro tirando a duro, y The Option B, basado en una selección más ecléctica en la que mezclo acid, pop, house, electro-clash y algo de techno. Tengo un tercer proyecto a medias con Toni Isern (TBN), bastante aparcado, ya que el tipo emigró a Londres. Esperamos retomarlo cuando nos sea posible, porque nos lo pasamos pipa en el escenario; se llama Savanna Rave y es un b2b de electro muy festivo con máscaras y demás ferianteces.
V: Y una última pregunta muy importante, ¿Cuándo me vuelves a invitar a pinchar a Estratechno para ponerlo todo patas arriba?
B: Programando a Vanity Dust ya sabía que me aseguraba el tiro. Pronto te volveremos a ver por ahí. Pero no me vuelvas a meter a 30 personas en casa de after, por favor.
http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust