Elipsis sexual, estética e I Ching Lite

El sociólogo y economista Edwold Rockefeller me espera en su casa del Eixample. Me informa con satisfacción que contamos con tres nuevas féminas que se hospedarán en lsus sofás durante el fin de semana. Tres fresh teens que estudian árabe en Marruecos. Una Pure American, otra Indian American y una tercera puertorriqueña. En realidad, Edwold no las ha invitado, sino un compañero suyo algo amanerado que será un rival fácil de batir. Aparco la moto dos calles más abajo, así tengo tiempo para hacer algo de footing y despertar mis pectorales. En el ascensor, me cercioro de que la colonia Ultraviolet esté bien distribuida por cuello y muñecas.
Las fresh teens me saludan con amabilidad, están encerradas en su habitación mirando Facebook.
-¿soys fans de Obama?- es bueno hacerse pasar por gilipollas durante cuatro segundos.
-Bueno, yo no- responde la puertorriqueña.
-En realidad el único grupo que vale la pena es el de "yo también me corté las venas cuando tenía 5 años". La puertorriqueña, Nancy, aparta la mirada y muestra consternación. Soy especialista en comenzar con mal pie.
Nancy es una mujer con ritmo y una melena morena de lo más salvaje y exótica. Pocas tetas pero culo manoseable. ¿porqué soy tan materialista describiendo?. Veamos, en las pestañas de Nancy puede leerse su intensa y rica vida, la curvatura de sus labios denota que ha probado de las mejores vistas de NY. En fin, paso. Sigamos; es un coño histérico que no puede degustarse debidamente porque se pasa el rato hablando. El ritmo es 4 palabras por segundo. Tiene una autoconfianza cuando habla que atribuyo a su cristiandad. Me fascina cómo se ha empobrecido el papel de dios en las clases medias altas de los países subdesarrollados. Nuestro Señor es ahora una especie de guía turístico al que se consulta cuando uno se aburre pero al que nunca se le deja propina.
Las otras dos chicas miran FB en la pantalla en busca de algún contacto o escribiendo el "¿qué estás pensando?"
La indian american, IA, tiene un culo con un 20% más de grasa de lo que suelo tolerar cuando estoy sobrio, así que la tacho de la lista. Queda la pure american, PA. Es realmente potente, forma parte de la generación born to be fucked. Acomodada, pelo liso, sonrisa de serie, dientes perfectos, alta, estirada y con un novio que tiene Myspace. Veremos lo que se puede hacer.
El colega de Edwold es algo raro, no percibo en él la actitud debida a los 25 años. Hablo con Edwold, le comento que estoy contento con la nueva fuckultad y con los directos que estamos grabando en plató. Suelo hacer las prácticas con una botella de vodka, el profesor sabe que como alcohólico la bebida debe acompañarme durante mis horas lectivas. Rockefeller se alegra por mi. Yo por él.
-¿Aún sigues en los chats de cybersexo?- El cabrón tiene buena memoria.
- Sí, para los escritores el cybersexo es un modo de practicar escenas eróticas y, si te lo curras, gratis. El problema es que luego notas un vacío considerable y los dos días siguientes no paras de gastar dinero en mujeres reales.
-En fin, sigues tocando fondo, ¿eh, Vanity?
- Lo justo y necesario. Necesito mancillar mi ego de vez en cuando. La frustración nos forja a los creativos.
Vamos a comer a un restaurante hindú. Pido un pollo Tandoori y me traen el pollo entero. Como la mitad y salgo a la calle en busca de un perro para darle los restos. No encuentro ninguno y se lo doy a un indigente con barba de 457 días.
Al regresar, la Pure American se ha quitado la chaqueta y luce un vestido verde oscuro con poco escote. Es recatada. Miro a la Indian American, es bastante fea y tiene unos ojos indios grandes y oscuros muy característicos. Eso está bien, pero es bajita y regordeta. Es como un fake deslucido de la protagonista de Slumdog. Dudo que con menos de cinco copas hiciera algo con ella.
Salimos del restaurante con reverencias y mirando la televisión por cable que emite una película de Bollywood de serie B. Cruzamos la calle de las putas y saludo a dos amigas.
Entramos en un bar de moda muy antiguo. Las tías están algo más animadas y piden absenta. Sienten que están haciendo algo muy atrevido. Dicen que en su país está prohibido.
Les pregunto si quieren coca. Una de ellas eructa de estupefacción. La portorriqueña dice que nunca lo ha probado. Le explico mi teoría sobre Dios. Al ser creyente, me escucha con atención:
-Verás, el polvo de la vía láctea va directo a las fosas nasales de nuestro creador. ¿no ves que con todo el embrollo estelar que ha montado se pasa noches sin dormir?.Piensa que trabaja con el Papa de Roma, y este tipo necesita mucha publicidad. Un publicista como Dios también necesita meterse cosas, igual que Beigbeder.
Silencio. Follar gratuitamente se complica.
Encontramos una mesa y bebo una cerveza. Resulta que la puertorriqueña tiene 22 años y ha estudiado criminología, artes escénicas, aerobic, salsa y empresariales. He escuchado cosas peores.
Pure American me pregunta que por qué no paro de fumar.
-El sentido de la vida es el dolor. En mi caso, interpreto esta máxima enfocándola hacia la autodestrucción. En tu idioma, self-destruction. Es decir, se trata de deteriorar tus condiciones físicas y mentales para generar bucles psicóticos que entretienen a amigos y médicos.
- ¿Y qué ocurre si llegas a los cuarenta años y tienes mujer y niños y te mueres de cáncer de pulmón?
- Ni puta idea, Pure American, lo único que sé es que si actúas de este modo debes aceptar las consecuencias. Es eso.
La chica con flequillo perfecto, la born to be fucked, queda sorprendida por mi explicación y se lo explica a la Indian American. Ella muestra interés pero no se entera de nada.
Salimos del bar, vamos a una discoteca low cost. Antes pasamos por un bar a fumar Shisha. Ellas pagan. El camarero es brasileño y la portorriqueña se vuelve loca por la proximidad con su país. Es parecido a cuando conoces a una mujer que tiene una hermana de Letonia.
En el bar hay gente decaída, con aires de perdedores de fin de semana. Un par de zorras merodean llamando la atención.
Fumamos con la pipa y hago unos aros espléndidos. Ellas no suelen fumar, con lo que se fijan en los aros. Son, sin duda, gilipollas.
El chico raro compañero de Edwold parece que liga con la puertorriqueña. Precioso, ya solo nos queda una mujer de las tres posibles. En el momento clave, ¡el tipo se echa atrás!. Supongo que por algún complejo.
Efectivamente, cuando salimos hacia el cajero para sacar 150€ Edwold me comenta que el chaval es virgen. Ella se lo quiere tirar pero el tipo no se siente cómodo. Joder, pobre tío. Le explico la situación:
-Chico, tu pene merece vivir con dignidad. Todos necesitamos la lubricación vaginal de vez en cuando. Si en 25 años no le has otorgado este derecho, es posible que mueras de inanición sexual. No sé, todos pasamos malas épocas, pero deberías cuestionarte el método de pago. Fácil, rápido y sin compromiso. ¿me sigues?
El tipo se pone rojo. Baja la mirada y da media vuelta. Se va. Quiere perderse por las sucias calles del centro.
Regresamos con las chicas que están en la cola del club. Le toco el culo a la puertorriqueña. Está preocupada por su ligue virgen. Le explicamos la situación. Pobrecita. Bien.
La Indian American se encuentra un billete de 50€ en el suelo. Me pregunta si es mío.
-¿es tuyo?
-No-agarro el billete y me lo guardo en el bolsillo.- Hoy invito yo.
Son aquellas pequeñas cosas que pasan en la vida. Te señalan con el dedo y te preguntan si eres Vanity, robas la cartera de una vieja que acaba de cobrar el paro, te encuentras un billete de 50€ en el suelo. Qué bello es vivir.
Pago las 5 entradas sin problema. Un par de chicos me miran y me dicen que han visto que me quedaba con el billete.
-Si tenéis algún problema, hablad con el de la taquilla, yo ya no lo tengo.
Entramos, la música es comercial y la gente finge pasarlo bien. Es la hora de manosear a Pure American. No está muy fina. Mientras cavilo acerca del cómo (aquello que nunca debe hacerse porque dificulta la espontaneidad) un cerdo agridulce se acerca por detrás y se la lleva a bailar. PA, encantada con el nuevo amigo, baila con él mientras saco la pitillera y me hago una raya. Parecen muy encariñados. En este momento suena Where is my mind. Y me entran ganas de hacerme algunas preguntas como qué coño hago con esta tropa de estudiantes de árabe cuando podría estar deconstruyendo el mensaje de Obama cuando salió ante 50000 personas recién ganadas las elecciones. Supongo que es la dinámica del polvo, te dejas llevar por esa vana esperanza del flujo vaginal. A pesar de todo, al final, te lo pasas bien. La gente es fea y lo entiendes y ellos lo saben y tu no puedes hablarles de cómo eres sin que ellas piensen que te las quieres tirar y ellas saben que tu sabes que tienen razón.
Salgo fuera a romper retrovisores de coches y una chica que habla con el móvil lo pierde por la alcantarilla. Tampoco es su día.
Fumo un cigarro y escucho la conversación de los seguratas.
-Hay una pelí brutal, se llama "acorralado", del Stallone.
Les empujo para volver a entrar, es hora de pedir otro cubata y marcharse a casa a recitar ante el espejo un par de versos satánicos que encontré en Internet.
Tengo la moto en casa de Edwold. Andamos todos por la calle y no me apetece hablar con nadie. Hace frío. Llegamos a casa y Edwold saca la guitarra y toca un par de temas. Fumo un cigarro e imagino si valdría la pena pagar a Pure American para que hiciera un flashing tits. Me despido de las estudiantes de árabe y de Edwold. El chico virgen duerme en la habitación de al lado, solo y sin flujo vaginal. Edwold me presta Reservoir Dogs.
Pure American: Vanity, ¿nos veremos mañana?
Vanity: a las personas que no conozco suelo dedicarles, como mucho, una noche. Comprende que tu flequillo se inclina hacia el lado que no me gusta y que lees a Jane Austen antes que Bukowski y que, si hoy no te he follado, dudo que pueda hacerlo mañana, no, no nos veremos.
Pure American: ¿tienes Facebook?
Vanity: no, o FuckBook o Fakebook. Deberías buscar un grupo que se llama "La senda del perdedor". Puede que ahí me encuentres, algún día.
Cierro la puerta y recuerdo que en el guardacascos de la moto tengo una petaca de brandy. Buen momento para subir a la montaña de Montjuïc a ver como sale el sol con mi amigo alcohol y mi iPhone gastando batería para ofrecerme el I Ching Lite.
I Ching Lite:
11. La Paz
Cielo y Tierra se unen: la imagen de La Paz. Así reparte y completa el soberano el curso de cielo y tierra, fomenta y ordena los dones de cielo y tierra, con lo cual asiste al pueblo.

Sale el sol lenta e inexorablemente, como cada día. Creo que la imagen de paz que propone I Ching Lite es acertada, salvo que no explica el proceso de la nubosidad de contaminación ambiental que desluce la fusión entre el Cielo y la Tierra y diluye la frontera entre la derrota y la liberación.
http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust