Electroshock Neandertal

zombie.jpg

El primer eletroshock de la breve y sinuosa historia de la Humanidad tuvo lugar hace varios milenios (podría ser hace 30 o 35 mil años). El último electroshock visto por cámaras de televisión en directo-al ser una película, podría considerarse técnicamente como diferido- tiene lugar en Diary of the Dead-El diario de los muertos-. En esta película de Romero, una chica mete las dos placas eléctricas en la cabeza de un zombie, mientras éste quiere arrancarle los implantes mamarios dentro del hospital al que han ido, los protagonistas guapos y jóvenes, a curar a un compañero que está, como no, a punto de convertirse en uno de ellos.

¿Qué vínculo podemos hallar entre un electroshock de los años pre homo sapiens y un electroshock del 2007? ¿Por qué, como digno historiador, reflexiono acerca de la trascendencia de este vínculo?

Todo apunta a la naturalidad con la que chica protagonista de la película realiza el ataque con electroshock. Revienta la cabeza del maldito muerto con total frescura, precisión y destreza. Esto me lleva a pensar que de manera unívoca tenemos en nuestro ADN (recuérdese, muy le pese a la iglesia, que es casi igual al de un chimpancé) un código que, en caso de emergencia, nos permite usar máquinas eléctricas o derivados para matar zombies.

En el caso del Neandertal y sus electroshocks, debe ser aclarado que ellos procedían con piedras, aplastaban cabezas con las piedras usando la misma táctica de reanimación contemporánea -subvertida para matar,claro está-.

En el mismo hilo, ello me lleva a plantear que ya existían zombies hace 30.000 años, y que nuestro amigo Neandertal sabía como liquidarlos.

Al mismo tiempo, la falta de remordimiento con la que se mata a los zombies en situaciones límite, señala que, en efecto, nosotros estamos plenamente acostumbrados a ello, especialmente si hablamos de chicas guapas, jóvenes y con implantes mamarios.

Como conclusión, me remito de nuevo a los chimpancés, puesto que si compartimos casi el 99% de los génes con ellos, podemos inferir que hay un 99% de posibilidades de que ellos también sepan usar piedras u otros derivados para aplicar electroshocks. De ahí que aparezca la inevitable conclusión de que los chimpancés han sobrevivido hasta la actualidad porque también saben matar zombies, de manera natural y con frescura, sin ningún tipo de remordimiento. Eso sí, debemos reconocer que su posición estética al hacerlo carece de tanto interés sexual como el ver a una chica joven, americana y con implantes mamarios realizar un electroshock hasta sus últimas consecuencias vitales-del zombie-.


Post* reflexión añadida como colofón jurídico fruto de la complejidad de determinar la vida y la muerte a nivel legal.

Es difícil determinar la muerte clínica de un zombie, puesto que ya está muerto. La única manera de aclarar el problema legal responde a elevar la categoría de zombie a un nivel similar al de un humano. Con este pequeño avance legal un humano podría morir y, al revivir como zombie, se convertiría en heredero de sí mismo, y así podría seguir pagando la hipoteca sin problemas y comerse a sus hijos con plena potestad.

*El vocabulo POST ha sido añadido de manera arbitraria, con el único propósito de desgastar todavía más el término.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust