El Partido de las Raves Unidas (PRU)

La primera discoteca para niños de 8 a 12 años se abrió en el 2016, cuando el Partido de las Raves Unidas llevó a cabo la revolución Afterhours. Un conjunto de raveros drogados ocuparon el Parlamento, altamente organizados por otro tipo de partidos comunistas y lerrouxistas. Todos juntos contra el orden social establecido. Los parlamentarios, en su ejercicio habitual de poder, rodeados por mujeres haciéndoles mamadas y gigolós con tanga de cuero, quedaron apabullados por la furia y rabia de toda aquella juventud descarriada. El monarca del país, Juanote X, claudicó, y en una semana todos los ministerios cambiaron de nombre. El de las Drogas, Sexo libre, Trabajo Horizontal, Economía Punk, etc.
Por fin, la tendencia suicida del ser humano joven y sin futuro hacía algo para cambiar las cosas. En otras palabras, hundirlo todo impunemente.

Los menores de edad tenían permiso para drogarse, y los niños de 8 a 12 años practicaban la nueva religión en el colegio: Canuto Power. Cuando salían del colegio, su actividad extraescolar era montar pequeñas raves en los jardines públicos, y el examen de la asignatura era que el Dj consiguiera pinchar encocado un tema de Carl Craig.
Las Matrículas de Honor se otorgaban en función de la sobredosis en los controles de alcoholemia, y de la crudeza de las peleas con la Autoridad, ya obsoleta.

En la discoteca preadolescente, llamada Rave Love Children, los niños y niñas eran empujados a levantar las manos cuando llegaba el subidón. Las sesiones comenzaban con un minimal sofisticado, y luego pasaban a un hard techno para culminar con el scrhanz.

A pesar de ello, en este nuevo mundo feliz, al final de las sesiones, yo mismo repartía caramelos con LSD y tocaba una sonata de Mozart con violín rodeado de chicas ebony en bikini.

Pero eso es agua pasada, estamos en el 2023 y la Era Rave ha dejado paso al brand new mundo feliz, llamado:

Whatever, Non Sense Universe.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust