Entrevista a Judit R. O cómo hacer poemas lamiendo tópicos y riéndote de ellos

j.jpg
"Mi único objetivo es acabar dando clase a imbéciles de seso seco en la universidad y ser feliz así, corrigiendo exámenes por las noches con la compañía de mi puto caniche feo "
Judit R. (Segovia, 1991). Estudia Historia del Arte en Madrid y sabe que ello será una catapulta rápida y segura al éxito profesional y la bonanza económica. Hace fotos intensas y con ilusión de los atributos que Mamá Naturaleza le adjudicó el día del reparto y de cosas inspiradoras, como la cara de sus amigos con resaca. Su primera publicación de poesía en papel corresponde a Tenían veinte años y estaban locos. Le gusta robar en el Bershka en la Casa del Libro en Caja Madriz. Tiene un blog de confesiones eclécticas y viscerales, se llama, By the face.
Todos los aquí presentes que hemos mirado la foto sabemos que nadie se ha fijado detenidamente en su cara.
-Estudias Historia del arte pero parece que cuando haces poesía, incluso cuando escribes en Muffin, te la suda bastante. Es decir, ¿eres una chica sin pretensiones intelectualoides? ¿En el flow?
Quiero ser catedrática muy fuerte cuando tenga trece años, esta es mi pretensión intelectual: hacer una tesis tan bonita que el jurado llore como lo hice yo en la boda de los Príncipes. NO, joder, es mentira, mi único objetivo es acabar dando clase a imbéciles de seso seco en la universidad y ser feliz así, corrigiendo exámenes por las noches con la compañía de mi puto caniche feo.
 
-¿Es la poesía una buena manera de sacar la mala leche? Porque la tienes...
No. No lo sé. En un inicio, tal vez, una poesía catártica, que la mía lo es, pero la reformulación y la adecuación y la corrección del poema hace que pierda fuerza, creo.
-¿Hasta que punto eres rebelde, hasta que punto hay ahí una estética de lo rebelde?
Pues yo qué sé: el negro es el color más noble de toda la paleta Pantone, esto pienso y defiendo. Es una rebeldía mesurada y calma, como muy tangencial: me quejo mucho y hablo muy fuerte, esta es quizá la clave. Por otra parte, soy un cervatillo perdido en un risco que muge muy fuerte, o lo que coño hagan los ciervos, mientras escucha canción popular melodramática.
-¿Cuáles son tus planes a partir de ahora en cuanto a tu producción literaria? ¿La vas a liar mucho?
Pretendo entregar a tiempo todos mis putos trabajos de la universidad, esto es mi schedule para los próximos cuatro años. Además, estoy preparando algo a medias con un tipo MUY GUAY, una cosa ecléctica de texto e imagen que acaba de surgirme y que llevará años y se publicará de forma independiente o en un fanzine o se hundirá en el mar. En definitiva: no voy a salir a la luz pronto. Quizá nunca más.
-Tu poesía, como la de muchas otras mozas, tiene ese toque femenino de reivindicación que, si me permites, en muchos casos resulta algo estrambótico, anacrónico. Es decir, Simone de Beuvoir ha muerto. Los malotes lo llaman chocho sangrante. Creo que eso no se adapta completamente a tu rollo. Es decir, ¿ser mujer poeta implica hablar de estos percales femeninos, o se puede ir más allá?
Soy un coño sangrante orgulloso de su reflujo. No, ahora en serio: me jode incurrir en tópicos femeninos, pero si soy mujer y me estallan las tetas todos los meses qué le voy a hacer, QUÉ PUEDO HACER SINO ESCRIBIR CON ESE DOLOR UN BELLO POEMA, a ver, qué.
Creo que se puede trascender, claro, pero hay que ser bueno para esto y yo no lo soy en exceso. Hacia Una Poesía Universal E Igualitaria, joder.
-¿Ligas más desde que has publicado en papel?
Claro, pero el quid de la cuestión es, quizá, que ahora me he pasado al contubernio endogámico y me follo a compañeros de antología. What up.
 
-Por último, a los que no estamos muy metidos en la poesía, ¿hacia dónde deberíamos mirar?
Hacia Cuenca, para que OS DEN BIEN. No, hombre. Miguel Hernández: Mi sangre es un camino; Gil de Biedma, que era maricón; los epigramas de Marcial; Panero. Pero a este último no lo llaméis al psiquiátrico.
 
-Y ya que estamos, en tenían veinte años comentas que tu padre no se entera de lo chunga que eres, de lo puta que dices ser. ¿Ha leído finalmente el poema?
No. Y por muchos años.
http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust