Dormir en el jardín, doce años después, y seguir enojado con aquella chica del videoclub

res1347297129.189752.jpeg

Me marché enojando y sin ninguna película. Tras la discusión con la chica del videoclub acerca de si Haneke era un sensacionalista oportunista que trataba temas escabrosos en modo culto para granjearse fans groupies y vivir del cuento, no tenía ganas de intentar nada con ella. Yo quería a Haneke, ella quería a Batman. En aquellos tiempos yo tenía catorce años y ella veinte. Había visto Funny Games cuatro veces. La versión original, todavía no existía el remake norteamericano. Ella tenía buenas tetas, y yo casi llegaba ya al mostrador. Pero le iba Batman, cosa que no me parecía del todo mal, pero SOLO le iba Batman. Y yo pasaba de ponerme capa o de invitarla al tejado del dúplex de mis padres y hacer piruetas de tejado en tejado para impresionarla. Aquel día no tenía, pues, películas ni mucho que hacer. Pero entonces me llamó a mi Alcatel One Touch Easy un amigo. Se acababa de sacar el carnet. Poeta y nudista. Especialista en guiris de la Barceloneta. Me dijo que nos fuéramos los dos a su casa de campo del norte de Catalunya. Le dije que sí. Así que sobre las nueve de la noche salimos sin películas y bebiendo birra en el Mercedes de su padre. Llegamos a eso de las once. Pusimos música. Por aquella época con Jeff Mills era más que suficiente. Y un poco de Chemical Brothers. No teníamos ganas de salir. Por alguna razón estábamos cansados. Así que nos fuimos a la cama rápido. Él durmió en una cama triple, y yo salí a dormir a la terraza por voluntad propia. Tenía ganas de dormir en el césped húmedo y levantarme con el sol y los pájaros entregados a su absurda voluntad comunicativa.

Unos cuantos años después he regresado a su casa. Él ahora vive fuera de España, y ha jugado bien sus cartas. Yo sigo aquí, con ganas de levantarme en su jardín, medio borracho todavía, y odiar, una vez más, a la chica del videoclub.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust