Diario de Suiza - 2 : Dinámicas de grupo

Las dinámicas de grupo suelen ser dignas de estudio y análisis. A pocas horas de regresar a BCN, la comunidad ha alcanzado un estado de plenitud. Sorprendentemente, no ha habido disputas de liderazgo ni deseos de llamar la atención por encima de los demás. Es posible, mas no seguro, que ello sea debido a la desigualdad entre chicos y chicas, ya que hay una ratio de 3 chicas por 10 chicos. Hay que añadir que dos de ellas tienen novio (ambos presentes) con lo que las posibilidades de destacar con el fin de atraer la mirada de la hembra disponible son casi nulas. Por el contrario, hay una voluntad entre los chicos de conocerse más, ya que hay varios parisienses, una mayoría del Norte de Francia y dos españoles, cosa que genera una dinámica estrambótica a la par que entrañable. Son todos bastante inteligentes, universitarios y cultos. Ello se refleja no solo en el calibre de las conversaciones; uno también puede percatarse a través de la estabilidad emocional que presenta la mayoría. No ha habido discusiones más allá de los debates políticos y teológicos. Algunos consumen marihuana, pero no llegan al extremo del lamentable colocón adolescente.
Cierto es que el primer día, mientras nosotros llegábamos bajo el terrorífico temporal de nieve, hubo un par de sujetos que amenazaron con complicar los sucesivos días. Uno de ellos, completamente borracho y algo gordo, se cortó un dedo con el cuchillo del jamón y dejó gotas de sangre por el suelo, dando un efecto de mal comienzo de año. El otro discutió fuertemente con el borracho, provocando un malestar general. Kent, nunca exento de seguridad y aplomo, impuso la partida de ambos para el día siguiente. Así fue. Cuando me levanté ya no estaban. En palabras de Kent “ ahora quedan los que valen la pena”.
Al escribirlo, suena a un comentario al más puro estilo Gran Hermano, mas hay que tener en cuenta que las comunidades existían antes que el maldito programa. El programa es una mera copia adulterada de la realidad.
Sin ellos dos, las cosas retomaron su cauce. La noche de fin de año fue extraña. Aquí no se celebran las campanadas hecho que, pese a parecer banal, disminuye la euforia general y la distribuye de forma irregular a lo largo de toda la noche. El borracho y el otro desaparecieron humillados y fuimos los otros los que tomamos las riendas de la noche. Había en el ambiente cierta timididez y sosiego; cuesta mover a los franceses. El alcohol no faltó, mas no fue suficiente para desinhibir la colectividad. [desperate] Fake Collection hizo su aparición estelar y causó un buen impacto pero no fue recompensado con el desfase que habíamos planeado. La música se escuchó con aprovación y la verdad que no nos fue nada mal. Conseguimos asignar ciertos sonidos al teclado junto con algunos efectos y el resultado fue bastante potable.

Al salir de BCN, como comento en otro texto, sentía un cierto desasosiego y nerviosismo, fruto de los exámenes, el viaje, el trabajo, la navidad…
Afortunadamente, llegar a Suiza ha supuesto una auténtica renovación espiritual, he revivido una mente pausada y sagaz que gestiona correctamente los estímulos exteriores, el lenguaje ajeno (francés) y el sentido del humor sutil y espontáneo.
No quiero decir con ello que antes no gozara de tales habilidades, quiero mostrar que éstas han ascendido a otro nivel.
Por su lado, Ambient ha sabido desenvolverse con soltura entre el grupo. Pese a no conocerlos de antemano (solo a Kent y su novia), su actitud extrovertida y desnfadada ha sido aceptada y tolerada por todos. Su alto nivel de francés ha contribuido a ello.

Me ha sorprendido la regularidad con la que todos acudimos a la lectura en momentos de pausa. Sin venir a cuento, uno de ellos puede sentarse cómodamente el sofá, sacar un libro de 500 páginas de un autor que desconozco, y ponerse a leer durante un buen rato. Hay hasta algunos cómics japoneses encima de la mesa. Debo mencionar, aunque me desagrade levemente, que circulan varias revistas de cotiello fácil. No se las toman a pecho, claro, son un divertimento ocioso que distrae y provoca comentarios y risas fáciles.

No hemos comido mucho, pero hemos comido realmente bien. Se han cocinado platos típicos franceses, como la raclette con patatas hervidas, tabla de quesos, carne asada…

Kent no deja fumar dentro de su casa. Hay que salir fuera. Contrariamente a lo que puede parecer, es positivo. Sin tener en cuenta las razones de salud, solemos salir en grupo a fumar y se dan curiosos debates y relaciones fuera de la casa (otra vez parece el lamentable Gran Hermano).

Para concluir con este flow análisis, afirmo que ha sido una experiencia brutal, única, excelsa, cargada de hedonismo justificado, buen rollo, afecto y felicidad.
Sería estúpido ocultar que una mujer a mi lado hubiera supuesto alcanzar la cumbre, mais avoir tout n'est pas toujours possible…

VD Enero 2008 - Suiza
http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust