Diario de Suiza 0 - Aeropuertos de ida

Como se puede observar, no cuelgo los textos del diario de suiza en orden estricto, debido a que muchos se solapan entre sí. Habría que integrar los textos y luego restar los porcentajes iguales en cada tramo para obtener el tramo de los hechos explicados verdaderamente originales. Sí, llevo todo el puto finde estudiando estadística y la mente de uno se empieza a perturbar.
Enjoy.

- Llevamos todo el día leyendo en aeropuertos-. Ambient formula la clave de la jornada en esa simple frase. Asiento y me entran ganas de escribir.
FAG se ha prestado a acompañarnos al aeropuerto. Ambient y yo nos hemos levantado tarde, a 10 minutos de su llegada. Ha tenido que esperar fumando Manitou comprado en paraíso fiscal. Tenía puesto un CD que no era de mi agrado, pero estaba tan dormido que me ha dado absolutamente igual.
He hecho un repaso mental de todas las pertinencias que llevo en la bolsa. Varios billetes de varios colores de Euro, Macbook, iPod, teclado MIDI, cámara digital de 10mp, libros, libros de estudio, algo de apuntes, varios paquetes de Manitou, 300 papeles de liar, filtros, ropa, chaqueta, bufanda, condones.

Llegamos al aeropuerto con tiempo de sobras. Nos despedimos de FAG con un efusivo abrazo.- Pasadlo bien cabrones-. Entramos en la mierda de cafetería Medas y pedimos un par de cafés y bocadillos. Ambient aprovecha para robar un producto aparentemente comestible llamado Focaccio. Poco después se lo entrega gentilmente al único homeless del aeropuerto. Me entran ganas de comprar libros y me dirijo a la tienda Relay. Como presumía, el abanico ofertado es prácticamente nulo. Cuatro best-sellers y algunas novedades de Anagrama potentes pero a un precio que no me da la gana pagar. Al regresar a la mesa del bar, recibo un sms de Swiss Air anunciando un retraso de hora y media. Más tiempo de sobra. Abro el libro de Los hombres que no amaban a las mujeres y me siento vulgar. No estoy acostumbrado a que en mi entorno sepan qué libro estoy leyendo. Reconozco que es un muy buen libro. Bien construido, sólido, con giros argumentales apropiados y personajes definidos con coherencia sublime. Leo unas 50 páginas. Salimos fuera a fumar un cigarro. Miramos con admiración a los pivones viajeros y nos reímos de las gordas. Nos quedamos estupefactos ante la belleza de una joven rubia. Pelo deslumbrante, largo y liso como la seda, estatura de modelo acrecentada por unas elegantes botas negras. Viste un vestido minifalda que le llega a un palmo por debajo de la cintura y unas medias finas negras. Habla por móvil, suponemos que con el cliente que la ha hecho venir a Barcelona para que se la chupe. Deduzco que habrá un swallow incluido en el precio. Al pasar por nuestro lado, Ambient la mira directamente a los ojos y, con el puño cerrado a modo de felación, finge estar haciendo una mamada abriendo la boca y moviendo el cuello hacia delante y hacia atrás. Incómoda, la rubia capta el rollo pese a (como todas) solo mirarnos de reojo. No puedo evitar reírme a carcajadas. Le miro el pelo a Ambient, lo lleva tan desarreglado y punky como siempre. El está leyendo Los detectives salvajes. Es mío pero se lo he dejado, forma parte de mi bondad para con mis lectores amigos.
Finalmente cruzamos el control y el policía bromea al ver el teclado MIDI, supongo que no ha tocado uno en su vida y lo máximo que ha visto es a un rumano tocando el órgano en el metro, con lo que le sonrío compasivamente.
Según lo que nos ha dicho la mujer que ha facturado el equipaje que, por cierto, era gorda y vieja, es que el Avión es pequeño. ¿implica eso que las flatulencias serán percibidas por todos los pasajeros?. Estamos de suerte.
Antes de entrar en el avión llama mi espléndida ex novia. Charlo agradablemente con ella. Es la primera vez que sé algo antes de su regreso de Tailandia. Estuvo en el reino de Siam con su nuevo novio. Hombre de la noche, relaciones públicas de una empresa de bebidas energéticas. Me lo presentó en Monegros pero iba tan pasado de ácido que no sería capaz de recordar su cara. Nos deseamos un feliz año nuevo y prometemos vermos en cuanto regrese.

Son las 18h y estamos en el aeropuerto de Basilea esperando a Kent. Dentro de diez minutos llega una amiga suya de Niza, Ambient y yo deseamos que esté buena y que sea accesible ésta noche. La soirée será un encuentro internacional de lo más peculiar. En el MacBook suena Boys Noize. La diversión está servida.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust