Día lounge / Paris Set Week I /

P1030894.jpg
El primer cigarro del día me lo fumo a los 10 segundos de haberme levantado. Creo que he comenzado a liarlo mientras aún estaba soñando en una gran orgía. Últimamente mis sueños son premonitorios. He soñado cosas como que /añadir aquí cosecha propia/. Bajo a comprar fijador de pelo. Luego repaso la guía, el plan es ir a una librería inglesa. Pero antes subo al Sacré Coeur a darle los buenos días a la ciudad (aunque son las 12). Fumo un cigarro en la cima, para rematar el ritmo matutino de mis pulmones. Hay un par de chicas del Este abriendo una botella de vino. Y también un tipo tocando el arpa. Siempre hay gente más jodida. Paso por casa a comer y voy en busca de la susodicha librería inglesa, cerca del Marais. De camino, saliendo del metro, encuentro unos callejones sin gente, unos patios interiores muy agradables, aprovecho para tomar dos cafés y leer a Georges Perec.
Pago religiosamente. El día está algo nublado, sopla un viento agradable. Imagino que en España la gente estará sudando a mares. Los exiliados, hoy por hoy, tenemos algo más de suerte. Encuentro la librería. Es pequeña, atiborrada de libros, repleta de novelas de bolsillo con portadas seductoras y precios interesantes. Le pregunto a la chica que lleva la tienda cuanto costaría comprar la librería entera. No demasiado, responde. Podemos hablarlo, le digo. Dubitativa, me aconseja regresar otro día. Perfecto, por ahora compro el nuevo libro de Bret Easton Ellis, IMPERIAL BEDROOM, que será traducido al español en 2017. También compro un libro de William Gibson, el creador del término Cyberpunk. Salgo contento y relajado y decido que tengo que comprarme unas Ray-Ban Wayfarer. Busco algún modelo interesante en las tiendas gigantes. Encuentro unas rojas, cool, me las pruebo, persigo a una chica rubia con pinta de acaudalada, es una cliente que parece tener buen gusto.
-Mademoiselle, ¿tengo buena pinta con esto?
Pensativa, recapacita.
-Te quedaría mejor el negro.
-¿Cómo mi alma?
-Exacto-sonríe.
-Merci, nena.
Entonces no las compro y doy algunas vueltas por las grandes tiendas. Casuchas como Zara y H&M, pero me decanto por GAP. En ese preciso instante, cuando estoy probándome una camiseta GAP PARIS, fabricada en el fascinante país de Ho Chi Min, Vietnam, oigo la llamada del reaggue. Me acerco a la plaza Hotel de Ville y hay un concierto Jamaica Style, mucha gente, fumando porros y bebiendo cerveza. Quite funny. Deambulo un rato hasta que decido que no es mi rollo. Veo un tipo con patines, le pregunto si es divertido bailar con eso. Es obvio, no sabe bailar y se pone la mierda con ruedas para disimular.
Hace calor. Regreso a casa leyendo. Tengo que sacarme una foto para el carnet de viaje de Návigo, el sistema de tickets del metro de París, pero prefiero tener primero las Ray-Ban Wayfarer.
Vamos con Kinest al supermercado y compramos 24 latas de cerveza. Este fin de semana me quedo solo en el apartamento y tendré que tener provisiones. La cosa pinta estupendamente bien. Mis energías se renuevan a diario, mis planes se desdoblan sin estrategia pero con alto nivel estético. Ahora es momento de recluirse, reflexionar acerca del tono literario correcto para mañana, hacerme algunas pajas mentales y físicas, fumar más, pensar menos, llamar a Bret Easton Ellis y felicitarle.
http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust