Definiciones que no alcanzan

La fama no la había cambiado. Se comporta exactamente igual ante las cámaras y hablando en público que en el patio del recreo cuando era una niña. Los niños la rodeaban, pocos le dirigían la palabra. Las niñas recelaban, y sólo algunas aceptaban su secundario rol para estar a su lado, sin rechistar. Jane lo llevaba en la sangre. Su ascenso hacia la cima se produjo natural e inevitablemente. El mundo está faltado de mujeres con clase, con escotes bien elegidos, con presencia equilibrada y tacones que se desplazan levitando, contoneando caderas de mármol blanco.
Ella se limita a satisfacer la demanda y a cobrar por ello, sin descuento por venta al por mayor.

Verla al salir de la ducha con una toalla que alcanza a cubrir el torso, mostrando el total de sus afiladas piernas y una parte de sus pechos, forma parte de los pocos placeres no materiales que me exitan.
Me encuentro escribiendo en el Mac, algún relato como este, y noto la fragancia de su shampoo cerca de mi nuca, como acariciándome antes de hacerlo ella.

-¿qué escribes Vanity?
- Escribo acerca de tí.
- No te pases de nuevo, sabes que no me tienes tan entregada como pretendes dar a entender en tus relatos.
- Lo sé, mas por ello escribo Jane, para poder tenerte más cerca en la ficción, y generar una atracción que alcance a la realidad. De todos modos aquí estamos. Antes de largarnos a alguna ciudad Europea. Quiero que te miren hombres de todos los países y razas.
- No exageres.
- Soy escritor cariño, forma parte de mi oficio.
- ¿tú no piensas producir algo sobre mi?
- Yo te vivo, querido.

Separo la vista del ordenador y tiro la cabeza hacia atrás. En vez de ver el techo, me encuentro con sus generosos labios a pocos centrímetos, me dejo caer un poco más hasta apoyarme delicadamente en sus pechos.

Jane baja la vista con su expresión propia, tan apreciada por algunas revistas y fotógrafos en busca del polvo inasequible. La expresión pura del deseo carnal. Derrite mis labios con esa mirada y humedece los suyos al momento de moderse el inferior.

Un beso. Palabra que queda muy lejos de definir lo que nos une cuando nuestros labios se entrelazan, se calientan, se mojan. Supongo que el beso es algo demasiado común para nosotros.
Vulgar, sencillo, fácil. Jane y Vanity nunca han creído en los diccionarios. Las definiciones suelen quedarse cortas.

Vanity
Marzo 2009

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust