Cuatro apuntes sobrios del primer día de Sónar y un minishot de la Dynamic ShowCase by night (more to be announced)

He salido de casa por la mañana con dolor de cabeza y sintiéndome un ser ajeno a este planeta. Pensaba, contra pronóstico, que este primer día de Sónar podía acabar en modo apoteósico, arrastrándome por el césped artificial y gritando «ESA PEÑA» mientras algún choni que ha venido con la cadena dorada del Bershka —no kidding, las regalaban y había mogollón de cola— trata de robarme mi bolsita mágica. Pero no, regreso a casa tras unas 15 horas de jarana con la cabeza fresca como un manantial suizo y una sonrisa propia de un jinete ganador. Pronto trataré de poner por escrito el jaraneo que ha liado Daniel Miller (fucking genious), el show de Plastikman con una trollera de cuidao, la buena onda en SónarDôme y otros asuntos y menesteres como el percal maravilloso de DESPACIO.
Calorcete y musicón.

La noche ha tenido un chute emocional bastante potente y EpicSound. El Dynamic Showcase, en el que esperaba ver a David August y, muy en especial, Kollektiv Turmstrasse, ha sido una farra considerable. Si bien el 95% del público era extranjero y más bien mediocre, con pintas de escasa experiencia clubber y con pocos recursos para disfrutar, el despliegue de Stimmings, Uner (Me ha hecho ilu que apareciese por sorpresa y he estado toda la hora petándolo con él), August y Kollektiv ha sido impecable y arrollador. He sudado a mares, puedo garantizar que ahora mismo daría negativo en cualquier tipo de control de tóxicos —y estaré limpio durante una ratito más—.

Momento de entrega del público (aquí la peña parece más guay de lo que era en realidad, pero el momento lo ha petado).
Kollektiv Turmstrasse tienen clase, pinchan con sutileza y metódicamente, saben cuándo hay que jugársela y su discurso es un deep con una elegancia propia de un chófer de hotel céntrico.

Luego también ha habido varios sentidos selfies en el baño con Summer, mi estimada compañera de periodismo que sigue petándolo más a cada día que pasa.

BlogVanity Dust