Conversaciones con una lámpara vintage

lampara.jpg

Las últimas tres veces que la vi estaba completamente borracho. Puede ser que, en la segunda o tercera cita, le escribiera tres poemas en el reverso del posavasos Martini. No recuerdo muy bien qué decían, pero sí me viene a la cabeza que se los recité a la lámpara vintage en vez de a ella. Ella interpretó aquello como todo un gag por mi parte, cosa que me animó a beber más y a hablar detenidamente acerca de Jaques Ellul con la lámpara vintage.
-Lámpara vintage, tu existencia como objeto y tu utilidad para nuestra especie va estrechamente vinculada a que tienes por dentro electricidad, que se da de ostias en la bombilla que llevas en la cabeza y, de todo ello, como por arte de magia, sale luz. ¿Te has planteado que iluminas nuestro camino día a día, y que sin ti esto no sería lo mismo porque yo no le vería la cara a esta tía y con mi estado de embriaguez podría darse el hipotético caso de que la confundiera con un hombre?
-Sí, soy consciente de ello.
-¡Lo sabía, maldito bicho con patas vintage! Eres una tecnócrata! Jaques Ellul ya lo decía, Philip K. Dick también.
-Piénsalo, amigo, es deber de cada uno conocer su propia naturaleza. Como objeto, he estado años debatiéndome sobre si darme de baja a la red eléctrica o ahondar en mi ser luminoso.
-Veo que eres tecnócrata y, además, lees a Pajulo Cohelete.
-No, por Dios-la lámpara mueve pendularmente su caparazón vintage-no tengo tan mal gusto, joder, ¿A caso crees que si leyera semejante bazofia autoayudista estaría trabajando en este bar?
- Empiezas a caerme bien, lámpara vintage. Ahora perdona, pero esta chica también necesita un poco de conversación.
La última vez que la vi- a la chica- casi ni le dirigí la palabra, charlar con la lámpara vintage era de lo más divertido. Me presentó a algunas amigas suyas, y otros amigos buena gente, y a veces quedábamos en la planta hidroeléctrica para fumar hierba e iluminar, desde nuestra pequeña posición y a modo de competidores, las estrellas.
http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust