Conversaciones con el microscópio y el moho mucilaginoso

El moho mucilaginoso plasmoidal puede hacer cosas maravillosas. Por ejemplo, recorrer cien metros a pata coja o fingir los orgasmos. Sus capacidades de adaptación al medio son superiores a las nuestras, y todo indica que el Moho World va a sobrevivir al ser humano sobradamente. Tal es la fascinación que siento por este colectivo con vida que he comprado un microscopio turbo reactor para estudiarlos bien de cerca. El microscopio lo compré por eBay, a un antiguo premio Nobel en bancarrota por haber intentado amputar un pene de toro a un bebé de 6 meses. He bautizado al microscopio como Tronkuland P 230.333-C. El número 230.333 hace referencia al dinero que suelo gastarme en drogas al año, incluyendo el viaje anual a Perú para visitar a un chamán con el que probamos la Ayahuasca de mejor calidad. Con mi Tronkuland P 230.333-C, nombre fácil de recordar para los entes con memoria visual, he estudiado fibras de tangas y el moho mucilaginoso, al que llamaremos Muci. Lo más destacable de mi primera semana como autoproclamado científico en el campo, es una conversación a tres con Tronku, Muci y yo mismo, hemos compartido grandes momentos espiritualmente logrados. Aprendí muchas cosas con ellos, y espero que el saber compartido con Tronku y Muci vaya a más.

Tronku gira su foco y apunta hacia el techo, me mira con cara de curiosidad y dice lo siguiente:

-Suelo ver las cosas con mucho detalle, me gusta fijarme en los restos de sarro que tiene la gente entre los dientes.
El pequeño microscopio es un ser inquieto y empatizo con él, pero no comparto su postura.
-Pequeño Tronku, los detalles sólo sirven para perder la visión del conjunto, que es la situación que hay que controlar. En mi caso, soy un dictador por allá dónde mi poder económico y/o mental puede intervenir. Por ejemplo, cuando se trata de editar algún tipo de revista, suelo maltratar a todos los que trabajan conmigo para que hagan lo que yo quiero, y siempre acaban saliendo desnudos y amordazados en las fotos de la contraportada. Eso dispara las ventas. No es en los detalles donde está la felicidad, sino en joder por completo la vida de la gente.
Muci interviene; todavía no tenemos mucha confianza y parece escandalizado.
-Para sobrevivir hay que cooperar, Vanity, si vas tan de sobrado y prepotente por la vida con tus compañeros, éstos acabaran sublevándose. Tienes que hacer como yo, siempre hago la pelota a los otros miembros de Moho World y juntos hacemos más cosas, como subir paredes y jugar al Monopoly.
-Muci, yo soy el que financia la revista, y posiblemente el único que escribe bien, así que lo mejor que puedo hacer es que lloren de infelicidad mientras piensan en que gracias a mi pueden pagar la manutención de sus hijos. Quizá no lo habías pensado, pero Moho World parece el título de un videojuego como Pokemon, es un poco moñas e infantil, en tu colectivo de mohos mucilaginosos deberiáis pensar en un nombre algo más agresivo, como Parasit World.
El Moho se mueve y tiembla y hace unos giros concéntricos, está alterado.
-En nuestra comunidad Moho tenemos una moral compartida, y jugamos al mus los fines de semana. Intentamos ser felices sin hacer el mal.
-Esto es una utopía, ¿verdad pequeño Tronku? Quiero saber la opinión del pequeño microscopio, me parece mucho más psicópata que Muci.
-Quién sabe, la gente que no tiene poder suele engañarse con este tipo de pensamientos autoayudistas, como el pobre Moho. Yo soy partidario de analizar los defectos cutáneos de la gente, y decirle a víctimas inocentes que tienen cáncer de piel, aunque no sea verdad.
-Cierto, pequeño microscopio -asiento- provocar gratuitamente es algo que todos deberíamos practicar a menudo. Purifica el espíritu y le da menos sentido a la vida, algo clave en la sociedad de hoy en día.

Hago una pausa magistral, que suelo hacer cuando digo cosas de gran trascendencia. Continuo.

-¿Por qué no nos dedicamos a esnifar un poco? Muci, tu puedes pasearte sencilla y llanamente por el montoncito de polvo blanco, y como eres viscoso quedarás impregnado al momento. Tu, Tronku, quítate el filtro de 200x y aprovecha tu brazo con lupa para pegarte una buena raya. Yo, al tener una nariz normal con tabique nasal de plata, no tengo ningún problema.

Esta vez invito yo.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust