Conversación LSD con la Madre Naturaleza

Cuando trabajas sólo si te apetece, cobras al negro y sobrevives a base de droga de laboratorio clandestino, tener cuatro días de fiesta es como comprarte un tractor amarillo habiéndote pasado toda la vida labrando el campo manualmente. Es decir, extasiado por el nuevo vehículo, comienzas a atropellar a gente y dejas tu labor payesa para dedicarte al crimen organizado. En estos cuatro largos días, me propongo ir a post diario, comenzando desde hoy hasta el martes, día en que posiblemente no recordaré ni la contraseña para entrar en blogger.

En cuanto a lecturas, estoy con Kapuscinski. El tipo me cae bastante bien, es una pena que omita sus relaciones con las mujeres pero es bonito que hable de los controles militares montados por niños de 14 años. Mi inclinación retro filantrópica es que las armas deben ser de acceso público y gratuito. Me explico: ante el aumento insostenible de la población, dar la posibilidad de matar a cierto excedente humano es un símbolo de mejora de la libertad. Pero en occidente, en especial los aposentados, debemos tener en cuenta que los ricos no morirían, ya que suelen llevar seguridad privada.

Mis argumentos retóricos tienen en este país un seguido de medios de comunicación retorico-objetivistas que me inspiran a diario. Por ejemplo, la esperada sentencia del Tribunal Constitucioanal y la campaña mediática para lograr que catalanalonia quede sometida a los golpes de látigo de la derecha neotechnoelectrofascista y no se apruebe el Estaput. Que no cunda el pánico, vamos hacia un mundo mejor, no hay que preocuparse. En 30 años pasaremos hambre, la batería del iPhone se habrá deteriorado y la selva amazónica será un hervidero de bichos mutantes con cara de Pocahontas. ¿vamos a perdernos este espectáculo? Si el cáncer de pulmón o el alzhemier avanzado no me lo impiden, quiero paladear la decadencia de nuestra especie por todo lo alto, brindando con agua putrefacta del Ganges y abrazando a gordas con las axilas llenas parásitos grasientos. Todo en vivo y en directo, el día del juicio final.

La teoría existencial que va cobrando cuerpo en mi esquema mental, a medida que me construyo a mi mismo a través de este espacio, es que somos pura decadencia con patas, un error de la naturaleza que debemos aprovechar. La madre naturaleza es demasiado perezosa para destruirse, los leones comen zebras pero no hacen una bomba nuclear. La naturaleza tiene ganas de largarse de vacaciones y para ello tiene que cerrar el local, ¿quien mejor que el ser humano para derribar el edificio y dejarla en las listas del INEM? Dedemos seguir su dictado.

Soy un tipo con suerte, a través de un viaje de LSD pude hablar en conexión directa con Ella:

-Vanity, eres un hijo de puta.
- Gracias, Madre.
-Debes repartir la destrucción, dejar que los demás también se empapen de basura y compren como cerdos y hagan más guerras. No eres un héroe, debes permitir que los demás colaboren en el festín suicida. No quieras hacerlo tu solo, aunque sea más divertido. Eres un egoísta.
-Claro Madre, todos deberíamos ser como Corea del Norte.
-Veo que entiendes de lo que hablo, hijo.
- Sí, Madre ¿entonces debería abrir un blog para poder difundir tu mensaje?
- En efecto, joven Vanity, yo me ocuparé de que a través de la publicidad puedas vivir tranquilo y tengas el dinero suficiente para derrochar y comprar libros que te inspiren.
- Oh madre, perfecto, ahora déjeme con esta chica de 1.90, ozos grises azulados y 130 de pecho que estaba penetrando gratuitamente gracias a mi método de seducción (ver post anterior).
-Que la decadencia sea contigo, Vanity.

Y gracias a la Madre Naturaleza soy quién soy y escribo lo que escribo y pienso como pienso, es felicidad al estilo Eduardo Fuckset.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust