Compilar es el futuro

P1030901.jpg

Cuando uno escribe, escribe, y no se "va de vacaciones". No es algo que se puede elegir, uno no se coloca una etiqueta vacacional cuando estamos hablando de vocaciones.
Son la 1:21, aquí en Montmartre, y acude a mi, bajo el influjo de Digitalism, una reflexión a cuya tarea de exponerla me entrego, dejando para mañana las siguientes actualizaciones de mi vida en París.
El título del post es certero. Quizá vivamos en una sociedad emergente de ineptos para muchas cosas y de adictos a otras, quizá nunca había habido tantos gilipollas dando vueltas por la Tierra como en nuestra era, pero la verdad es que somos más que nunca. Y estamos, hay que reconocerlo, muy unidos. Internet es la nueva madre patria, la bandera de aquellos que ya no creemos en ninguna otra, el no-lugar que nos otorga un espacio cómodo y maleable en el que podemos movernos a sus anchas.
Con el reciente auge de Facebooks, Twitters, Spotify y Youtube, se erige ante nosotros un nuevo reto.
LA COMPILACIÓN.
Sí, podría ser el título de un escritor mediocre como Stephen King, o algun thriller barato que emiten en las televisiones locales a las 3 de la noche. Pero a lo que me refiero, simplificando a consciencia, es que se están abriendo en nuestra contemporaneidad, dos caminos, dos sesgos determinantes, que marcarán un destino diametralmente opuesto de nuestras peripecias virtuales y, por simple influencia, nuestra vida real.

Sesgo 1: Uno tiene cuatrocientos perfiles, y se dedica adherirse a todo lo que encuentra, grupos de meriendas, yo también pensé que el expresso era un tren, yo también vi a Cristiano Ronaldo cagar en un váter, mi madre me pegaba de pequeño...marcamos como favoritos en Youtube "Abuela eructando" y escuchamos en Spotify a Pereza y sus remixes guatequenses.
Y así podríamos seguir, hasta convertir nuestras manazas virtuales en un descontrol total y absoluto, rodeados de analfabetos y cretinos que nos apabullan con sus faltas de ortografía y su sentido del humor oligofrénico.
Sesgo 2: Nunca admitir a más de dos amigos de la infancia en FB, olvidar a las gordas borrachas que nos hemos tirado (válido también para gordos), no chatear como si nos fuera la vida, buscar ciertas amistades acaudaladas y ofrecernos para hacer de sicarios. Agregar a grupos que tocan algo realmente parecido a música y seleccionar vídeos con un mínimo de criterio estético, apostar en el casino on-line unos 500$ al día como máximo, exigir cierto nivel de pecho para las orgías Skype, etc.

A Vanity le gusta sesgo 2.
http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust