Cómo cambiarle la vida a PAJA

paloma-mensajera-480x360.jpg
Más seguro y sucio que Paypal. Los animales también necesitan tocar pasta.

-En pocas palabras, lo que ocurre es que estoy triste.
Agradezco mucho que la gente sintetice la información que te da. El taoísmo dice que es imposible encontrar las causas concretas, por infinitas, ante un estado de ánimo, cambio, sentimiento. Creo que esto nos parece razonable a todos, menos a Descartes. Suscribo esta manera de ver las cosas. Imaginemos la situación siguiente:
Pablo Andrés Julio Azkechu, PAJA para los amigos, acaba de terminar de leer una novela de Ruíz Zafón. Le ha gustado, pero resulta que él está secretamente enamorado de una chica que estudia filosofía y va de flor, con lo que al contarle que le ha gustado Zafón ella se ríe de él y no le vuelve a hablar en su vida. PAJA tiene goteras en casa. Y trabaja unas 60 horas a la semana limpiando baños en una residencia para gente con tuberculosis aguda. Tiene el pene pequeño, y está harto de enseñarlo por webcam y obtener el menosprecio de adolescentes y maduras on fire. Los vecinos de PAJA son erasmus y hacen ruído y ven pelis en inglés. PAJA no sabe inglés. PAJA se hace muchas pajas mentales. Y las pajas de PAJA son jodidas. 
Lo que es relevante del caso es que PAJA decide, tras pasar dos días en casa obnibulado por sus agrios quehaceres, escribirme un email con la frase que inicia este post:
-En pocas palabras, lo que ocurre es que estoy triste.
Una sutil llamada de atención, un llanto de PAJA tierno y sincero. Una especie de Tamagotchi con calvicie y que solo puedes alimentar con los refritos de la nevera. La solución es clara.
Mail de respuesta:
Hola PAJA. Primero de todo, me encanta tu nombre. Creo que todavía no has probado el Speed. Mañana te mando una paloma mensajera para que entre por la ventana y te lo inserte directamente por la nariz.
Al día siguiente paja me escribe en pleno estado de euforia algo así:
dnlmaksjbfPFJIBION ESTO ES LA POLLA ahhhhhhhrhrhrhhrhhrhahahhhhahha puto genio diossss . Gracias. Y firma: PAJA.
Los problemas de PAJA que he detallado anteriormente los he recopilado gracias a un narrador omnisciente que conocí hace un par de semanas en una esquina del Raval, fumando y jugando con una cuchilla de afeitar.
Y la moraleja es la siguiente. Si PAJA me hubiera contado su maldita vida le hubiera mandado a la mierda. En cambio, con esta comedida frase, sintetizando su tristeza, le mandé Speed.
Sobra decir que ahora es una persona mucho más segura de sí misma, que ya no lee a Ruíz Zafón, porque ha dejado de leer para drogarse. Y, obviamente, ahora gano una suculenta comisión tras haber pasado el cliente al dealer. El horno está para bollos.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust