Closing PARIS : Último día, última noche.

Mañana Paco y su mujer terminan las vacaciones en Marbella. El señor Juan José Pedro de Rosales regresa de su safari africano con su amante. Cristina y Mariona regresan de su verano de folleteo en Ibiza. Todos corren a poner sus fotos en Facebook, menos J.J.P de Rosales, que guarda las fotos de su amante en taparrabos rodeada de negros para su consumo privado.

En el caso que nos ocupa, mañana regreso a Barcelona, habiendo pasado 45 días en París.

Mi francés ha mejorado sustancialmente (ya sé decir follar de la manera más coloquial), la lectura de Perec me ha enriquecido, las visitas que he recibido me han ayudado a destrozar un poco más la ciudad, los franceses que me han hecho algunas voluntarias han resultado muy provechosos. La visita al cementerio de Père Lachaise, hablando con Wilde y preguntándole por qué le gustaban los hombres, a lo que respondió, déjame en paz, por ahora soy más famoso que tú, aunque esté muerto. Las comidas en el "basurero hamburguesas" de Quick, la cadena más deficitaria de Francia, que funciona a base de subvenciones estatales. Los 2.300 cigarros. El tema de Tiga Mind Dimension. El concierto de Nada Surf, los pantalones Diesel a mitad de precio, comprados bajo un estado de ebriedad considerable (y nada envidiable). El cine al aire libre. El Palais de Tokyo, que si les sigues en Twitter ellos también. El Museo Pompidou, Rodin, y el bar de la mafia. Mi apartamento en Stalingrad, la lectura en francés de uno de los primeros libros de Beigbeder, vacances dans le coma. La entrevista de Bret Easton Ellis en Les Inrockuptibles. Mis amigos local heroes. Las fiestas en Rex Club. Los chupitos de Tequila. Montmartre y sus puestas de sol. El Sacré-Coeur. Los Campos Elíseos y su tienda de Louis Vuitton (llena de garrulos y de gente con baja autoestima). La lista sigue, pero temo aburriros en demasía.
Para cualquier otra precisión que se requiera leer posts anteriores.

Y este blog, que ha sacado humo, que ha albergado todos y cada uno de mis movimientos (o no).
Desde aquí, en plan simpático y buenrollista, os agradezco su lectura (haya sido o no entre líneas). Puede sonar a pastelón, y de hecho lo es, pero sin vosotros esto no hubiera sido lo mismo.

Pero la cosa no ha hecho más que empezar, de nuevo.

Vanity Dust
Montmartre
Paris 2010

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust