Bukowski: la soledad y el temperamento del fracasado

Leo por ahí que Bukowski estuvo diez años bloqueado. 10 años sin nada que escribir. Me pregunto cómo se puede vivir con ello. Supongo que con el alcohol todo se hace más fácil.
Una de las cosas que más llaman la atención de Bukowski, es su absoluta soledad ante todo; la gente, el mundo, la política, las amistades, la economía, las mujeres.
Perdonad que últimamente hable tanto sobre Bukowski, recién leo un libro monotemát¡co sobre él y no quiero desaprovechar las reflexiones que todo ello me suscita.
Como decía, soledad.
Bukowski se muestra indiferente ante el fracaso. A lo largo de su vida, ésta pasa en repetidas ocasiones por el rellano de su casa, duerme en su cama, usa su baño. Bukow no parece inmutarse por ello, parece que su madre se llamara doña Fracaso, igual que sus novias, trabajos, jefes.
Bukowski, en mi opinión, tiene otros puntos fuertes; su temperamento. No tiene miedo de perder el control, ya que nunca lo ha tenido, cosa que le quita bastantes problemas de encima. Todos tenemos un freno represor que nos inhibe en muchas situaciones de romperle la cara a alguien, ir borrachos al trabajo, follar en los baños, eructar en un café, mear en el pasillo de un autobús. Bukow pasa de todo ello, desde siempre. Su actitud despierta admiración, respeto. Hace cosas que nadie se atrevería a hacer, de las cuales algunas jamás querríamos hacer y otras desearíamos hacerlas cada día.
Ha llegado a ser un ídolo porque nosotros no lo somos. Escapa a cualquier circuito "excesivamente" comercial. A la gran mayoría le importa una mierda que un alcohólico se pase el día en curros de mierda, borracho y escribiendo acerca de todo ello. Posiblemente, no ven el trasfondo bukowskiano, el acto de asumir una derrota clara y contundente. Reconocer el fracaso como inherente al ser humano. Por contra, muchos son los que idolatran tal actitud irreverente, contundente y hasta autoritaria. Leer sólo a Bukowski puede ser malo para la salud, tanto física como mental, pero tenerlo de vez en cuando como uno de los libros de cabecera y, de día de resaca, es de los pocos placeres que nos queda.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust