Breve guía de aficionados para leer a Charles Bukowski

No es que esté enganchado a Bukowski, pero lo considero el fetiche idóneo para degustar la decadencia individual bajo mi punto de vista de burgués acomodado. Es tentador dejarse llevar por la dinámica de sus escritos y su estilo de vida, y tratar de emularlo como muchos hacen con una estrella del rock. Hay que reconocer que fue pionero en el campo, y que con atrevimiento y fortaleza consiguió salir adelante con lo que muchos sueñan y pocos logran.
Según creo, hay que leer a Bukowski con distancia y cercanía a la vez. Es un ejercicio placentero, que practicamos desde nuestro cómodo sofá, con lo que hay que mantener un espacio de seguridad. Al mismo tiempo, estar cerca es crucial para "vivir la fantasía real" que nos propone. Quizá para Hank Chinasky sus novelas eran la cruda realidad, pero hay que reconocer que no la mía ni la de la mayoría.

Bukowski es ése alterego que cuando nos sentimos jodidos todos querríamos sacar. Mandarlo todo a la mierda, coger una libreta y un par de dólares e irnos a sentar en cualquier bar sucio a esperar a una zorra o una buena bronca.
Una vida tentadora, decadente, sucia, poética, rompedora, sincera, pura. Nada de hipocresías ni sandeces. Es un estilo inimitable, quién lo intenta perece en el intento, se ve a millas un fake bukowskiano. Él mismo, cuando alcanzó una fama relativa, lo comentaba en algunos de sus textos. Una chica de 19 años quiere follarme, un tío emborracharse conmigo, otro quiere que lea un texto suyo.
Y cómo no, Hank Chinasky pasaba de todo.

http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust