Border Line Films presenta...

Disponer de tiempo libre es un bien preciado al alcance de pocos. Mis días de reposo post-operatorio me proporcionan un cierto margen de horas libres, siempre y cuando no estoy durmiendo debido a los antibióticos y calmantes.

He tirado casi 2h de la primera mañana libre viendo la película más floja que he visto en mi vida. Mi generación creció rodeada por el cine americano simple, fácil y banal jamás creado. American Pie, Scary Movie, Colega, ¿dónde está mi coche? son algunas de las películas que vi en plena adolescencia. Me han servido como ejemplo moral y para definir mis valores para guiar mi vida.

Hoy, he decidido regresivamente ver Supersalidos, que suponía que seguiría el mismo estilo.

Hubiera dejado de verla a los 15min. pero mi lado masoquista me ha mantenido hasta el final viendo las lamentables aventuras de 3 estudiantes ceporros. 

En resumen ( podéis dejar de leer aquí si no sois masoquistas) la trama se desarrolla alrededor de una fiesta en la que los 3 protagonistas han sido invitados de rebote. El único requisito para asistir es que deben comprar bebida alcohólica porqué la chica guapa que organiza la fiesta se lo ha pedido. El más feo de los 3, uno con gafas y delgado, tiene un carné falso con nacionalidad hawaiana en el que supuestamente tiene 25 años. Mientras compra el alcohol se produce un robo en la tienda y acaba entablando una amistad con los dos polis que acuden al supermercado. Mientras, los otros dos, el gordo y el empanado, se desesperan al creer que no podrán tener la bebida y se quedarán sin fiesta. Con un lenguaje vulgar, lleno de contenido sexual y bromas fáciles pasan los minutos absurdamente hasta que terminan los 3 en la fiesta y acaban ligando de forma estrambótica. 

Es posible que mi manera de explicar la película suene al típico padre moralista. Quién no esté de acuerdo que mire la película... (¡os incito al sadomasoquismo intelectual!)

BlogVanity Dust