Afterpop nocturno y proud to be crazy

"Tienes que elegir tu futuro en función de desarrollar tus potencialidades y no con el fin de huir de tus limitaciones". Hace tiempo que sigo los consejos de mi psiquiatra. Ese hombre sudamericano que fuma en la consulta, lee a Houellebecq y no tiene ordenador en su mesa de trabajo. El hecho de haberme vuelto loco temporalmente hace algunos años, me ha permitido llegar a conocerle. Un señor de pelo blanco peinado hacia atrás que da golpecitos al suelo con la punta de los pies para dar ritmo y consistencia a sus palabras. Un señor que me droga debidamente para que pueda seguir siendo normal. Falso, me droga para que pueda seguir siendo un loco, pero sin que me metan en la cárcel o tenga ganas de masturbartme 22h al día. Es la diferencia entre un psiquiatra de la Seguridad Social-el mismo nombre lo dice todo- o un buen psiquiatra. La idea que subyace a todos nuestros encuentros es: "los dos sabemos que estás loco, pero me caes bien y quiero que seas un loco respetado por la sociedad y que puedas follar algo más que la media española". Más o menos, consigo el objetivo. Falso, Youporn no cuenta.

Ayer me peiné debidamente y me puse colonia cara, tenía que cumplir cierta propuesta vanidosa.
Después de la noche en The Loft viendo a Digitalism rodeado de chusma y fake people "proud to be poppy", mantengo que es mejor escucharlos en casa. A ser posible, con algo de alcohol en sangre.
Estoy subiendo algunos vídeos a Youtube y en breve colgaré algunas fotos de la velada. No, no es mi voz, es algo gutural que me enseñó un gurú portorriqueño que con mi asociación de "Afterpop movement" conseguimos traer a Barcelona para que nos enseñara algunas de sus practicas ancestrales.
Libro: Homo Sampler: tiempo y consumo en la era Afterpop
Autor: Eloy Fernández Porta
http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust