698

Foto-22-08-11-20-33-05.jpeg
Podría ser la entrada 696, si aquella orgía en Berlín no hubiera sucedido, o si justo hoy me hubieran cortado las manos por algún tipo de delito saldado con una banda gangsta del barrio. Podría ser la 699 si me acordará del último día del festival belga Tomorrowland. El caso es que es la 698, y Marc Houle espolvorea mis cascos blancos Sony con su inestimable sesión de su álbum Drift. Mi regreso a Barcelona está siendo discreto, deseo quedarme en casa, leer simultáneamente a Norman Mailer y a Gay Talese y los artículos de Houellebecq. No sé si tengo ganas de ver a gente, o solo de ver Californication. La verdad es que me debato entre el hastío social y la diversión onanista, y por otro lado quemo neuronas a base de cervezas casi congeladas. Paseo por las noches con la bragueta bajada por #hiptheraval, y confirmo que tanto a nivel local como global esto es un puto caos.
¡Dame un abrazo!
Lector no habitual: si esta inmersión en un ajeno mundo autorreferencial le produce rechazo y/o desinterés, siempre puede leer mi biografía para contextualizar mi trabajo y, al mismo tiempo, tener algún dato más para organizar una sarta de insultos que, mucho me temo, surgirán poco efecto en mi ego ácido (preparo una teoría para suplantar al desfasado Bauman. Nada de Vida líquida, es Vida Ácida).
Lector habitual, disfrute y paladee dentro de la medida de lo posible este random post/random flow número 698, y siéntase invitado a leer, por qué no, el post número 222, especial Halloween 2008. 
Seguimos, Marc Houle ataca de nuevo, y el muñeco que me regaló un buen amigo de regreso de Detroit acaba de caer. En realidad, debería haberlo pintado. Venía con unos rotuladores la mar de simpáticos. Pero me gusta en blanco. Sin expresión, es una figura que desasosiega, genera cierto malestar. Todo el mundo desea definirse, ser reconocido. Esta bola de billar con cuerpo no ha tenido la ocasión. Por eso nos llevamos tan bien. 
Intermedio: me gusta servir té con whisky a los invitados que deben marcharse por su indeseada presencia en las fiestas #hiptheraval. Creo que al final lograré crear una búsqueda en Google, por ahora existe esta: #hiptheraval No vamos mal encaminados (en este sentido).
Debería duplicar las apuestas en Bwin, tengo que pagar ciertas deudas contraídas con el sistema de financiación de los dealers. En realidad, no hay nada que me divierta más que decirle al dealer que le pagaré cuando gane en Bwin, su cara de preocupación preintimidatoria me halaga. Él mismo desarrolla una especie de fe escéptica hacia mis dotes por apostar en la segunda división eslovena.
Dicho esto, las apuestas están en marcha. 
http://feeds.feedburner.com/PuraVanidad-VanityDust
BlogVanity Dust